Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 29 septiembre |
San Wenceslao
home iconEspiritualidad
line break icon

Acompañar a Jesús en el final de su vida

Jesus Cervantes | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 14/04/17

Quiero estar con Él, no sé qué hacer sin Él...

Me gustaría comenzar con Él su camino hasta la cruz. Siempre le pido que me acompañe Él a mí. Me gustaría, por una vez, salir de mí y estar a su lado. Y al lado de sus rostros en el mundo, los que más sufren.

Le pido a María, que está callada en este día, que me ayude a ir a su lado. Y a vivir con Él estos días de incertidumbre y caos en Jerusalén. Esos días antes de la pascua en que Jesús durante el día va al templo y se expone con sus palabras y sus hechos. Ora en el huerto de los Olivos con su Padre. Y luego en la noche coge fuerzas de amor en Betania, con sus amigos.

Quiero acompañarlo en la cena del jueves. Sentarme a su lado, dejarme lavar por Él. Quiero reposar mi corazón cansado en el suyo. Recostarme en su pecho como Juan. Prometerle como Pedro amor eterno. Recibir ese pan partido que no comprendo.

Quiero orar con Él en Getsemaní y entregarme con mi dolor como Él lo hizo. Quiero velar dormido, o sin dormirme, con mucho miedo a sufrir. Quiero seguirlo de lejos cuando lo prendan. No sé qué hacer sin Él.

Me preguntan y lo niego. Tengo miedo. Digo que no lo conozco, que no soy de los suyos, que no hablo como Él. Digo que sí, que un día lo conocí, pero que ahora ya no le pertenezco. Él me mirará con amor infinito. Esa mirada de amor tan profunda. Nunca me han mirado así. Lloro. Yo no conocía ese amor. Lloro porque soy frágil. Me duele. Pero creo en que su perdón es posible.

Le acompaño esas horas de oscuridad junto a la cisterna en la que Jesús pasa su última noche. Lo condenan. Yo no lo entiendo. Mienten. Es injusto. Lo hacen de noche. Jesús entró de día pero ellos lo condenan de noche. Es la hora de la tiniebla. Dios calla.

Dios está atado ante la libertad del hombre. Dios vive el pozo de soledad que vivimos los hombres. Las horas pasan lentamente. Jesús ama más que nunca.

Quiero estar con Él cuando caiga bajo la cruz que carga. Cuando caiga por mi peso, por mi pecado, por mi dureza. Cuando se levante ante mí y me mire desde la cruz perdonándome, amándome, abrazándome, olvidándose de sí mismo por amor a mí.

Quiero tocar su herida, palpar su amor hecho consuelo y compasión, el amor de Dios que se metió en la carne y se clavó en la cruz, y en mi corazón. Quiero vivir a su lado cuando descorran la losa del sepulcro y se llenen de luz sus heridas, su lanzada en el pecho.

Quiero estar cuando me pregunte si lo amo. Y yo no se lo pregunto a Él porque me lo ha demostrado con hechos. Yo creo. Y mi vida comienza de nuevo desde ese lugar.

Hoy comienzo un camino. Jesús me mira. Yo lo recibo llegando hasta mí. Lo alabo. Le doy gracias. Pongo mi vida a sus pies para que la pise con sus pies sagrados. Y le pregunto si puedo estar con Él. Me necesita. Me parece imposible. Quiero estar con Él.

Tags:
semana santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
3
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
4
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
5
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
Redacción de Aleteia
Padres, bauticen a sus hijos lo antes posible, ¡hay diferencia!
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.