Aleteia

Mientras pide limosna estudia para el colegio

Facebook
Comparte
Comenta

Por unos días fue una imagen anónima de una niña que circuló en distintos medios sociales

Mientras pedía limosna en la calle, al noreste de la ciudad de San Miguel de Tucumán, en la Argentina, completaba los deberes para el colegio. Por unos días fue una imagen anónima de una niña que circuló en distintos medios sociales. Pero un periodista tucumano la encontró, y reveló la verdadera identidad de una niña que, se supo después, necesita mucha ayuda pero no faltó ni un día a clase.

Camila tiene seis años, y es muy tímida. Muy delgada, de ojos color castaño, apareció días después en el Canal 8 de Tucumán, que logró identificarla y fue hasta el colegio al que asiste a primer grado. Su maestra de jardín de infantes, Adriana, reconoció que es una niña muy tímida, pero “luego con los días ese ánimo lo fue cambiando y despertó en ella la curiosidad y el interés por aprender cada día más. Es muy aplicada y con muchas ganas de superarse, con el apoyo de su mamá.”

Ángela, la mamá de Camila, no tuvo la oportunidad como su hija de aprender a leer y escribir. Y emocionada, reconoció que tiene muchas dificultades y necesita sobre todo una solución habitacional. “La mamá de Camila es un ejemplo porque a pesar de sus limitaciones económicas y sociales jamás falta”, aseguró la directora del establecimiento, Patricia, en una entrevista al mismo canal.

Siempre envía a su hija al colegio bien arreglada, con uniforme, se ocupa de pagar el seguro y es permanentemente colaboradora con la escuela. Nunca faltó a los talleres que la escuela hace con los padres. “Saben que es la escuela la única que les va a permitir salir de la situación en la que están”, aseguró Patricia.

Mientras la historia de Camila trasciende gracias a una foto que se hizo viral, la educación argentina, aún hoy, vive momentos de incertidumbre. Gremios docentes y gobiernos no logran llegar a acuerdos sobre el porcentaje de incremento salarial para compensar la inflación del último año, y se suceden las huelgas que dejan a decenas de miles de niños sin poder ir a estudiar.

Los docentes argentinos, independientemente de la inflación, se encuentran entre los profesionales con salarios más bajos del país, en valores similares a lo que perciben recolectores de residuos del sector del transporte de carga.

Facebook
Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
argentinaeducaciónniñospobreza
Newsletter
Recibe Aleteia cada día