Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Un católico puede hacerse la vasectomía? 

Shutterstock / Africa Studio
Comparte

Se trata de mutilar intencionadamente el cuerpo del hombre para hacerlo infértil

Cuando es necesario espaciar o evitar indefinidamente un embarazo, puede surgir la pregunta sobre la vasectomía, y sobre si esta cirugía de esterilización masculina entra en contradicción con los propios valores.

La vasectomía consiste en cortar los conductos que llevan el semen de los testículos al pene y ligarlos para evitar la salida de los espermatozoides, y por tanto la fecundación de un óvulo que daría origen a una nueva vida.

Puede ser un método bastante efectivo e incluso recientemente se puede revertir, pero se  trata de mutilar intencionadamente el cuerpo del hombre para hacerlo infértil.

Las relaciones sexuales son verdaderamente enriquecedoras y constructivas cuando respetan profundamente tanto a la persona en su integridad como la misma esencia misteriosa de esa unión íntima.

Un lector preguntó a Aleteia sobre la moralidad de la vasectomía.

Citando el último documento de la Iglesia sobre el amor en la familia, Amoris Laetitia, la Asociación de Médicos Cristianos de Cataluña responde que esta técnica no pude ser considerada como un acto de amor para con el otro que contribuya al “diálogo consensual de los esposos, el respeto de los tiempos y la consideración de la dignidad de cada uno de los miembros de la pareja”.

Un católico está llamado a vivir la sexualidad en el marco de una donación total de amor fecundo que, fortalecida con el sacramento (del matrimonio), “llega a ser símbolo de las realidades íntimas de Dios”.

Por eso la Iglesia propone los métodos basados en los “ritmos naturales de la fecundidad” (Humanae Vitae), que “fomentan el afecto entre los esposos y favorecen la educación de una libertad auténtica” (Catecismo), el respeto mutuo y la comunicación.

La vasectomía, como otros métodos anticonceptivos, potencia un individualismo que desvirtúa los vínculos familiares.

Los métodos naturales de regulación de la fertilidad resultan más exigentes pero respetan la naturaleza y día a día van configurando una relación más madura y satisfactoria.

Por otro lado, añade la asociación médica católica, si el hombre se ha hecho la vasectomía para evitar nuevos embarazos de la esposa sin el consentimiento de ella, ésta podría acceder a la intimidad con el marido, “no alegrándose por el hecho de que su marido se haya sometido una vasectomía; siempre y cuando haya causa proporcionada”.

 

Por Dr. J. Garcia Pont y Mn J. Costa Bou

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.