Aleteia

¿Cómo murió Cristo? La “autopsia” de su muerte lo revela

Shutterstock-Diego Barbieri
Comparte
Comenta

Una herida penetrante le atravesó el hemitórax derecho

El Sudario de Oviedo y la Síndone de Turín ofrecen información valiosísima sobre la muerte de Cristo. Un estudio médico-forense ha investigado ambas reliquias y con ellas han realizado lo que podía denominarse una “autopsia” histórica sobre su muerte.

Las conclusiones no sólo reafirman la tesis de que ambas prendas envolvieron a la misma persona sino que añaden información sobre lo que ocurrió en esos momentos.


Más información: ¿Quién es el hombre de la Síndone?


“Cuando ya era cadáver y estando en posición vertical, sufrió una herida penetrante que le atravesaría el hemitórax derecho, con entrada por el quinto espacio intercostal y salida por el cuarto, próxima a la columna vertebral y la escápula derecha, dejando marcas de coágulos de sangre y de líquido pleuro-pericárdico en ambas prendas (en la síndone por su contacto con los orificios de entrada y salida, y en el sudario con el de salida)”, explica el estudio dirigido por Alfonso Sánchez Hermosilla, investigador de la UCAM, médico forense del Instituto de Medicina Legal de Murcia, director del Equipo de Investigación del Centro Español de Sindonología (EDICES) y asesor científico del Centro de Internacional de Sindonología de Turín.

© icon prodution

Lo descubierto por estos investigadores confirma lo que el Evangelio de Juan (Capítulo 19, Versículos 33-34) relata: “pero cuando llegaron a Jesús, como vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas; pero uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza, y al momento salió sangre y agua”.

En la investigación se han realizado estudios antropométricos, criminalísticos, anatómicos y anatomo-patológicos de la Síndone y el Sudario, y sus resultados suponen nuevos avances del equipo de investigación de la UCAM que viene estudiando el Sudario de Oviedo.

También se han realizado estudios de la sangre, presencia de pólenes, conservación del material textil (lino) y determinación de contaminantes orgánicos e inorgánicos.


Más información: La Sábana Santa podría ser realmente del siglo I d.C.


Según explica Sánchez Hermosilla “las manchas de sangre en las que hemos trabajado siempre han estado ahí, pero nadie las había estudiado, y son las únicas de esas características. Hasta el momento se habían atribuido a marcas ocasionadas por heridas de flagelación”.

Escena de la crucifixión, en la que destaca la presencia y el nombre de Longinos junto a la Virgen María

La lanza que atravesó a Cristo

El estudio médico-forense se describe con todo detalle los tejidos y órganos que atravesó el objeto punzante en su hipotética trayectoria. Recoge además que “especialmente la aurícula derecha del corazón, en cadáveres de personas que han sufrido una larga agonía, con mucha frecuencia presentan grandes coágulos de sangre, muy similares a los que formaron la mancha del costado de la Síndone de Turín”.

Así como que “al atravesar el pulmón derecho, el arma se abrió paso también a través de las vías aéreas intraparenquimatosas y, como consecuencia, parte de los fluidos orgánicos mencionados se abrieron paso de este modo en una trayectoria ascendente, como consecuencia de la presión intratorácica ocasionada por la energía cinética que el avance del arma trasmitía al cadáver; estos fluidos viajaron a través de las vías aéreas superiores y finalmente se emitieron también por la boca y nariz del cadáver, ocasionando nuevas manchas en estas áreas en el Sudario de Oviedo. Por supuesto, al retirar el arma, también salieron estos fluidos por los orificios de entrada y salida”.


Más información: Los puntos desde donde brotó la sangre se corresponden totalmente


Se avala así la hipótesis de que quien administró este “golpe de gracia” tenía experiencia, pues al colocar la hoja del arma en posición horizontal podía evitar fácilmente las costillas, sin tener que intentarlo en varias ocasiones, algo que aparentemente no ocurrió, pues no aparecen lo que se denomina en la Medicina Forense “lesiones de tanteo”.

Forman también parte de este equipo investigador Jesús García Iglesias, catedrático de Minas en la Universidad de Oviedo, así como los miembros del EDICES Marzia Boi, palinóloga y bióloga; Juan Manuel Miñarro, catedrático en el Área de Escultura de la Universidad de Sevilla; Antonio Gómez Gómez y Felipe Montero Ortego.

Más información: Identifican la lazada al cadáver que fue envuelto en la Sábana Santa y el Sudario de Turín

 

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día