Aleteia

La historia de Buscapé, el fotoreportero nacido en las favelas

Miramax
Comparte
Comenta

Dejó la degradación para expresarse a través de lo que más amaba

En el 2002 se estrenaba la famosa película Ciudad de Dios, una realización bastante cruda porque está basada en una historia real escrita por Paulo Lins y dirigida por Fernando Meirelles que cuenta la realidad que se vive en una de las 763 favelas de Brasil en donde el tráfico de cocaína, los asesinatos, la delincuencia juvenil, el soborno policial juvenil y las guerras entre clanes están siempre a la orden del día, clanes muchos de ellos formados por niños.

La gran mayoría de los personajes de la película fueron de ahí mismo, de las favelas, esta fue una condición que puso uno de los jefes de la favela para poder filmar en la zona, lo que contribuye también a dar mayor credibilidad a la historia.

El film es relatado por Buscapé, un joven que a pesar de estar destinado a la vida violenta de las favelas, por su madurez y su amor a la fotografía logra mantenerse alejado de esa vida.

Buscapé ¿un personaje de ficción o realidad?

Buscapé es un personaje inspirado en la figura de Wilson Rodrigues, fotorreportero de un importante diario de noticias de Río de Janeiro.

Comenzó trabajando como repartidor del mismo periódico. Casualmente pudo inmortalizar con una serie de fotografías un enfrentamiento entre clanes rivales en la lucha por mantener el poder de la zona, que dejó miles de muertos. La publicación de este servicio fotográfico en distintos diarios le cambió la vida para siempre, permitiéndole alejarse de la vida peligrosa de las favelas y convirtiéndose en un fotorreportero de sucesos.

La historia de Wilson Rodrigues puede ser ejemplo para tantos jóvenes que viven en las favelas soñando un mundo mejor, dejando la precariedad, el sufrimiento, creyendo en uno mismo y en lo que puede llegar a ser capaz, hasta con poco medios.

Wilson solo con una cámara fotográfica pudo vencer su propia lucha, dejando la degradación para poder expresarse con lo que más amaba: la fotografía.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día