Aleteia

Escuchemos a los ancianos para no equivocarnos tanto

Esteban Ignacio-cc
Comparte
Comenta

Ojalá que todos sepamos tener en cuenta las enseñanzas de los más mayores.

Permitidme que os cuente un cuento que puede ayudarnos a mirar a las personas mayores con ojos de amor a fin de que podamos valorarlas y amarlas más y más y no arrinconarlas como si fuesen trastos inservibles.

Este es el cuento: Érase una vez un rey muy cruel que decidió desterrar a todos los ancianos de su reino y enviarlos a vivir a un país remoto. Así se lo dijo a sus soldados: “Lleváoslos lejos de aquí. No sirven para nada. Solo comen y duermen, pero no trabajan”.

Todos los soldados siguieron sus instrucciones, excepto uno de ellos, llamado Janos, que amaba mucho a su padre. De modo que le acondicionó una habitación secreta en su casa, donde lo mantenía oculto y le prodigaba todos los cuidados necesarios.

Pasaron los meses y una gran sequía asoló el reino. Los ríos y los lagos se quedaron sin agua, los árboles sin fruto y los graneros se vaciaron en cuestión de días. Preocupado por el riesgo de hambruna, el rey llamó a los soldados: “Os ordeno que encontréis trigo para alimentar al pueblo. De lo contrario, os encerraré a todos en un calabozo”.

Los soldados salieron muy tristes, pues en realidad no había forma de cumplir ese mandato. Janos llegó cabizbajo a su casa y fue directamente a la habitación donde su padre permanecía oculto.

Nicholas Erwin-CC

“¿Qué te pasa, hijo?”, preguntó el anciano. Janos le explicó en detalle la grave situación en que se hallaba. No te preocupes, tengo la solución para vosotros”, lo tranquilizó el padre. “Cuando trabajaba como labrador, hace muchos años, me llamaba la atención observar a las hormigas que llevaban cientos de granos de trigo a sus hormigueros. Diles a tus compañeros que abran todos los que encuentren en el campo porque estarán llenos”.

Sin revelar de dónde había sacado la idea, Janos fue con los demás soldados en busca de los hormigueros. A todos les alegró mucho encontrar grandes depósitos de trigo y llenar varios costales. Al día siguiente los presentaron al rey. Este se sorprendió al enterarse de la ingeniosa manera en que los habían conseguido.

“¿Cómo se os ocurrió?”, les preguntó. “Fue idea de Janos”, contestaron. “Explícame tú, entonces”, ordenó el rey.
“Majestad, temo hacerlo pues sé que me castigará”. “Dímelo y no te pasará nada malo”, prometió el rey lleno de curiosidad.

Jody Morris-cc

Janos le contó que su padre anciano, a quien mantenía oculto en su casa, le había dado el consejo.

El rey quedó en silencio por un largo rato y luego tomó la palabra: “Ahora me doy cuenta de que fui muy torpe al desterrar a los ancianos de este reino. Los conocimientos que han acumulado en su vida son una valiosa fuente de sabiduría”.

De inmediato ordenó que los ancianos desterrados regresaran a la ciudad, y así ocurrió. Cuando pasó la sequía, todos los habitantes recordaron que uno de ellos los había salvado de morir de hambre.

Mauricio Gelves-cc

Queridos ancianos: Gracias por lo que sois y lo que habéis sido. Gracias por vuestra gran experiencia, que nos transmitís en tantos y tantos consejos. Los pequeños, vuestros nietos, os escuchan con mucho agrado. Ojalá que todos sepamos tener en cuenta vuestras enseñanzas. Seguro que si lo hiciésemos más a menudo no nos equivocaríamos tanto.

Que Dios os bendiga y os dé su paz.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día