¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El Salvador da un paso muy grande en América Latina, de la mano de “Laudato Si”

Marvin RECINOS / AFP
Salvadorans participate in a protest against mining at the Legislative Assembly in San Salvador on March 29, 2017.
El Salvador's Congress approved Wednesday a law that prohibits metals mining, on the grounds that it is an industry that creates negative impacts on the environment and on people's health. / AFP PHOTO / Marvin RECINOS
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Prohiben la minería metálica en el país

Ya había habido alguna población latinoamericana como Cajamarca, en Colombia, que había logrado vencer los poderosos intereses de la minería metálica. Pero una Ley general que la prohibiera en todo un país, no.

Sin embargo, ha llegado el momento histórico en que –al menos a nivel legislativo—la contaminante y depredadora minería metálica quede prohibida en el territorio de El Salvador.

El miércoles 29 de marzo fue la fecha decisiva para que la Asamblea Legislativa de El Salvador, con 69 votos a favor de los 84 diputados que la componen, prohibiera la minería metálica en el país, tras poco más de una década de esfuerzo conjunto entre ambientalistas y organizaciones sociales salvadoreñas.

Un paso muy importante para lograr este propósito lo fue la recogida de más de 30,000 firmas a favor de la nueva Ley y la caminata para entregarlas al Legislativo por parte de la Iglesia católica salvadoreña, con la presencia del arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar a la cabeza de la comitiva.

La Ley de Prohibición de la Minería Metálica, que aprobó la Cámara de Diputados se da en la medida en que los organismos proponentes pudieron dejar probado que la práctica de la minería metálica en El Salvador, afecta al medio ambiente y es “una amenaza para el desarrollo y bienestar de las familias”.

La prohibición incluye las actividades de exploración, extracción, explotación y procesamiento a cielo abierto y subterráneo, y también impide el uso de químicos tóxicos en cualquier proceso de minería metálica.

La custodia del medio ambiente

“No queremos plata, no queremos oro, queremos el agua”, fue el lema de Cajamarca, el pueblo agrícola de Colombia que derrotó a la minería metálica y, en concreto, a la empresa internacional Anglo Gold Ashanti (AGA), que hacía diez años investigaba la exploración para una mina de oro llamada “La Colosa”.

Sin embargo, el proyecto de “La Colosa” fue frenado por la comunidad de unos 20.000 habitantes, en una consulta pública en la que casi 98 por ciento de quienes participaron le dijeron “no” a la minería metálica –oro, sobre todo– en Cajamarca.

Lo mismo pasaba en El Salvador, donde poblaciones muy pobres veían contaminar sus terrenos y sus fuentes de abastecimiento de agua, justamente por los procesos químicos de la minería metálica.

Sin duda –y en esto coinciden todos los medios de prensa salvadoreños—fue el decidido empuje y apoyo de la Iglesia católica salvadoreña lo que precipitó la anuencia de los legisladores para enfrentarse a los grandes corporativos mineros, especialmente, los corporativos canadienses que operan en América Central.

Una de las iniciativas que se habían presentado para prohibir la minería metálica fue realizada por la Universidad Centroamericana “José Simón Cañas”, mejor conocida como la UCA, quien junto con la Iglesia católica y organizaciones sociales emplazaron a los legisladores a aprobar la prohibición.

Junto con el conocimiento de la contaminación y el dispendio de recursos naturales, lo que precipitó a la Iglesia salvadoreña a encabezar este movimiento de repulsa a la minería metálica fue la Encíclica “Laudato Si’” del Papa Francisco y su poderoso llamado a los católicos en todo el mundo a la “conversión ecológica”.

La legislación deja sin efecto todos los procesos iniciados para obtener permisos de exploración y explotación, y da un plazo a los mineros artesanales de pequeña escala a abandonar la actividad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones