Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco a la ONU: Dinero de armas nucleares es un desperdicio ante pobreza y hambre

UN Photo/Kim Haughton-CC

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 28/03/17

Mensaje del Pontífice a la Conferencia de Naciones Unidas que negocia la prohibición de armas nucleares con objetivos militares

“Preocupación emerge de frente al desperdicio de recursos para el nuclear con objetivos militares”, se lee en el mensaje del Papa Francisco dirigido a la Conferencia de la ONU que negocia un instrumento jurídico vinculante sobre la prohibición de las armas nucleares en New York, EE.UU., del 27 al 31 de marzo de 2017.

El Papa tiene las ideas claras: el gasto en armas nucleares es un despilfarro de recursos que, “podrían, en cambio, ser utilizados para prioridades significativas como la promoción de la paz y el desarrollo integral, así como la lucha a la pobreza y la actual Agenda 2030 para el desarrollo sostenible”.

El Pontífice advierte sobre los desafíos urgentes del siglo XXI: “el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales, la pobreza”.

En esta línea, indicó que “emergen no pocas dudas sobre la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos”.

El objetivo final de la eliminación total de las armas nucleares se vuelve un desafío y también un imperativo moral y humanitario”, escribió Francisco en el mensaje dirigido a Elayne White Gómez, presidente de la Conferencia de las Naciones Unidas finalizada para negociar la eliminación total de las armas nucleares.

El mensaje ha sido leído por Antoine Camilleri, subsecretario para las relaciones con los Estados, jefe de la delegación de la Santa Sede en la ONU.

Francisco reiteró que “el preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas indican los cimientos de la construcción jurídica internacional: la paz, la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de relaciones de amistad entre las naciones”. (Discurso ante la Asamblea General de la ONU, 25.09.2015).

Se trata de un sentido que subsista la amenaza de la destrucción nuclear. De esta manera, aseguró que “una ética y un derecho basados sobre la amenaza de la destrucción recíproca – y potencialmente de toda la humanidad – contradicen el espíritu mismo de las Naciones Unidas”.

El Obispo de Roma insistió que “debemos comprometernos por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu”.

Asimismo destacó “las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que se producen con el empleo de cualquier tipo de arma nuclear, con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio”.

El Sucesor de Pedro invita a la eliminación total de las armas nucleares como “imperativo moral y humanitario”,Por ello, sostiene que la paz en el mundo no se pueden construir sobre un “falso sentido de seguridad, sobre la amenaza de una destrucción recíproca”.

Porque “la paz – continuó – se debe construir sobre la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la custodia de la creación, la participación de todos en la vida pública, la confianza entre los pueblos, la promoción de instituciones pacíficas, el acceso a la educación y a la salud, el diálogo y la solidaridad”.

El diálogo para salir del terror de las armas nucleares. “Los estados que poseen armas, los países que no las poseen, los sectores militares y privados, comunidades religiosas, sociedad civil, Organizaciones internacionales. En este esfuerzo debemos evitar aquellas formas de recriminación recíproca y de polarización que impiden el diálogo, en lugar de alentarlo”.

Por ultimo, deseó que los trabajos de la Conferencia de la ONU para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, “puedan ser proficuos y puedan dar una contribución eficaz para avanzar en aquella ética de la paz y de la seguridad cooperativa multilateral, que tanto necesita hoy la humanidad”.

Tags:
armasnuclearonupapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
TIZIANO
Maria Paola Daud
Encontraron «La Última Cena» perdida de Tiziano, en una pequeña i...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.