Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
San Antonio de Padua
home iconEspiritualidad
line break icon

Padre de familia y sacerdote católico, ¿cómo es eso?

Photo: Twitter

Greg Kandra - publicado el 28/03/17

"Nunca habíamos estado tan ocupados ni tan agotados, pero tampoco habíamos sido tan felices como ahora"

Del reverendo Joshua J. Whitfield, sacerdote católico converso del anglicanismo, en el periódico Dallas Morning News

Los llamamientos a cambiar la disciplina del celibato son normalmente o ignorantes o negligentes en relación a lo que la Iglesia denomina el “fruto espiritual” del celibato, algo esencialmente incomprensible en esta época libertina, pero que aun así sigue siendo verdadero y fundamental para la obra de la Iglesia. Es cierto que el estar casado me ayuda en mi sacerdocio: el entendimiento y las simpatías ganadas tanto por ser marido como padre son en ocasiones verdaderas ventajas. Pero eso no quiere decir que cuestione el bien del celibato clerical o lo que mis colegas célibes aportan a su ministerio. Y, en cualquier caso, lo que más importa es la santidad, no el matrimonio ni el celibato.

Pero más allá de responder a todos estos argumentos dispersos, lo que se pasa por alto son las auténticas razones por las que gente como yo se hace católica en primer lugar, además del auténtico motivo por el que la Iglesia católica en ocasiones permite la ordenación de hombres casados. Y el motivo es la unidad cristiana, insisto.

Cuando veas a un sacerdote casado, piensa en los sacrificios que ha realizado por lo que él cree verdad. Piensa en la unidad cristiana, no en el cambio. Eso es lo que yo quisiera que la gente pensara al verme a mí y a mi familia. Nos hicimos católicos porque mi esposa y yo creemos que el catolicismo es la verdad, la plenitud del cristianismo.

Y respondimos a esa verdad, lo que significaba (como sacerdote episcopal anglicano por entonces) abandonar mi estilo de vida y casi todo lo que conocía. Y justo cuando mi mujer estaba embarazada de nuestro primer hijo.

Debido a que la Iglesia católica cree que los cristianos deberían estar unidos, en ocasiones hace excepciones a sus propias disciplinas y normas, a veces antiquísimas; en mi caso, el celibato.

Mi familia y yo no somos objeto de experimentos realizados por el Vaticano para ver si un sacerdote casado puede trabajar. Lo que somos es testigos de la empatía y el deseo de la Iglesia por la unidad. Eso es lo que los sacerdotes casados desearíamos que viera la gente: al catolicismo del que nos enamoramos y por el que hicimos tantos sacrificios.

Y es una vida de sacrificio, una vida que comparte toda mi familia, mi esposa probablemente más que nadie. Nunca habíamos estado tan ocupados ni tan agotados, pero tampoco habíamos sido tan felices como ahora. Incluso mis hijos hacen sacrificios todos los días por la Iglesia. A veces es duro, pero lo hacemos, y con alegría; primero, porque quien se beneficia es nuestra fantástica parroquia, y segundo, porque estamos en una Iglesia que amamos y en la que creemos, no una Iglesia que queramos cambiar.

Hay mucho más mensaje. Léelo entero aquí.

Tags:
matrimoniosacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.