Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

¿Y si pusieras un árbol de Pascua?

Shutterstock / Di CroMary
Comparte
Comenta

Una bella tradición alemana

Desde hace algunos años para la época de Cuaresma me gusta decorar un ángulo de mi casa con el árbol de Pascua, es una tradición del norte de Europa, más específicamente de Alemania que simboliza el renacer.

También lo llaman el árbol de la Vida, porque representa la Resurrección de Jesús y la redención del hombre, toma su origen bíblico en el Génesis: “ Y el Señor Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida” (Gen. 2,9.)

Siguiendo la tradición, los alemanes adornan el árbol con 7 ramos brotados, como las del cerezo, damasco, durazno, que justamente florecen para esta época en el hemisferio norte, ya que la primavera está a la puerta. A estos ramos los introducen en un recipiente que puede ser de terracota, cerámica o vidrio, con una esponja verde embebida en agua, de esas que venden en las floristerías.

Luego lo embellecen con adornos como pajaritos, huevos colorados, flores, abejitas, moños, etc. Más tarde le agregan el ramo de olivo bendecido cuando llega el Domingo de Ramos, y lo colocan en un lugar visible de la casa.

Algunos también adornan un árbol propio de su jardín.

A mí me gusta tenerlo en el salón, me recuerda mucho el tiempo especial que estamos viviendo para prepararme mejor, aquí te dejo dos fotos de mis arbolitos:

Este lo hicimos con mis hijos hace unos años, pinté de blanco unos ramos caídos, los enterré en una maceta de plástico y lo adornamos con huevitos colorados y figuras de Pascua recortadas y plastificadas con cinta adhesiva. Nos divertimos mucho ese día y quedaba tan colorido ese rincón…

Ma. Paola Daud

Este año mi arbolito es más sobrio, pero es porque justo me regalaron un ramo hermoso de cerezo florido, me encantó así cómo estaba, lo puse en un farol que en su interior tiene un recipiente con la esponja y para que no se viera le puse un poco de paja sintética, unas velas que la acompañan y allí está perfumando mi salón el “árbol de la Vida”

Ma.Paola Daud
Ma. Paola Daud

 

 

Salva

Salva

Salva

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.