Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 07 marzo |
Santas Perpetua y Felicidad
home iconEspiritualidad
line break icon

“El arte de rezar bien es el arte de sentarse bien”

© Dzmitry Malyeuski / Shutterstock

Jacques Gauthier - publicado el 23/03/17

Los beneficios de orar sentado

El cuerpo puede ser una ayuda en la oración que es una relación de fe, un encuentro de amor con el Señor que nos aguarda. Tomemos, por ejemplo, una posición sentada. Rezar sentado permite al cuerpo reposar en una posición que favorece la vista, la escucha y el intercambio. “Escucha, hija, mira y pon atento oído” (Sal 45:11). El cuerpo se concentra en lo que ve y en lo que escucha. Está atento, ya sea con los ojos abiertos o cerrados.

A la escucha

La posición sentada es perfecta para aquel o aquella que desee rezar en silencio o en común. Sin duda, la posición ideal es con la que uno se encuentre bien, es decir, aquella que relaja el cuerpo y favorece la atención de la mente. Esto es en sí todo un desafío, ya que el estrés está presente por todas partes hoy en día y la hiperactividad nos acecha, de donde nace la dificultad de habitar nuestro propio cuerpo.

Hay métodos que pueden favorecer la relajación a través de ejercicios sensoriales muy sencillos que facilitan el contacto con uno mismo. Los ejercicios de concentración permiten incrementar la atención y ayudan a preparar el momento de oración interior, llamada también oración contemplativa. Saber sentarse en calma, sin rigidez pero sin languidez, calmar el espíritu al comienzo de la oración, del corazón al corazón amoroso y silencioso con Dios.

Sentarse bien

Un monje me dijo que el arte de rezar bien es el arte de sentarse bien. Cuando rezamos sentados, nos disponemos a recibir la palabra de Dios y a la contemplación. Esta actitud se introdujo sobre todo en el siglo XVI con la instalación de los bancos en las iglesias.

Es la postura bíblica del maestro que enseña y también del discípulo que escucha. Encontramos esta posición en el culto de las Iglesias reformadas, centrado en la predicación y la escucha de la palabra de Dios.

Leer (en francés) la continuación en el blog de Jacques Gauthier.

Tags:
oracionrelajación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
Redacción de Aleteia
¡Cuidado, estos santos cobrarán vida ante tus ojos!
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.