Aleteia

La pequeña Nellie del Santo Dios: La niña que inspiró a un Papa

Public Domain | Comp
Comparte

La historia de Ellen Organ podría haber animado al papa Pío X a reducir la edad para la Primera Comunión

Ellen Organ nació el 24 de agosto de 1903 en el conjunto de viviendas destinadas a soldados casados, los llamados married quarters de los Royal Infantry Barracks de Waterford, Irlanda. Su padre, William, era soldado del ejército británico.

Poco después del nacimiento de Ellen, la pequeña fue bautizada en la fe de la iglesia de la Trinidad. Nadie sabe por qué, pero desde ese momento a Ellen Organ empezaron a llamarla Nellie.

Con 2 años Nellie hacía gala de una marcada espiritualidad, poco usual en una niña y sobre todo en una tan pequeña. De camino a misa de la mano de su padre hablaba constantemente de estar viendo al “Santo Dios”, una expresión que había empezado a decir sin que aparentemente la hubiera escuchado antes. Años más tarde incluso su padre admitía que no tenía ni idea de por qué su hija empezó a decir “Santo Dios”.

En 1906, Mary Organ cayó gravemente enferma de tuberculosis. Nellie, la más pequeña de sus hijos, permanecía constantemente junto a la madre y la abrazaba en el momento de su muerte en enero de 1907. Nellie tenía 3 años.

El padre de los niños no podía proporcionarles el cuidado adecuado, por lo que acudió en busca de ayuda al sacerdote de su parroquia. Thomas, el mayor de los niños con 9 años, fue enviado a los Hermanos Cristianos, y David a las Hermanas de la Misericordia.

Mary y Nellie fueron llevadas con las Hermanas del Buen Pastor en la ciudad de Cork. Llegaron al lugar el 11 de mayo de 1907. Las hermanas las recibieron afablemente y atendieron muy bien a las niñas. Nellie estaba feliz de poder llamar a todas las hermanas “Madres”.

Nellie tenía tres años y nueve meses cuando llegó al hogar de las Hermanas del Buen Pastor. Una joven de nombre Mary Long dormía junto a Nellie.

Nellie nunca se quejó, pero Mary la escuchaba llorar y toser durante la noche. Se lo comunicó a las hermanas y Nellie fue trasladada a la enfermería de la escuela.

En su examen descubrieron que Nellie tenía la columna torcida (resultado de una fuerte caída) y que requería cuidados especiales.

Sentarse le producía un gran dolor y permanecer sentada durante algún tiempo también le dolía intensamente. Su cadera y su espalda estaban dislocadas.

Tenía solo 3 años e intentaba ocultar su dolor. Pero no podía fingir sentirse bien. Todo lo que podían hacer las hermanas era facilitar que la niña estuviera lo más cómoda posible.

Nellie sorprendió a las monjas con su perspicacia y su conocimiento de la fe católica. Las hermanas y otras personas que cuidaron de Nellie Organ consideraban sin reservas que la pequeña estaba espiritualmente dotada.

A Nellie le encantaba visitar la capilla, a la que llamaba “la Casa del Santo Dios”. Se refería al tabernáculo como el “encierro del Santo Dios” y recibía con los brazos abiertos el Viacrucis. También desarrolló una aguda percepción de la Eucaristía.

Cierto día, Nellie tenía en sus manos una caja con cuentas y algo de hilo. Como niña de 3 años que era, se metió distraída algunas cuentas en la boca y las tragó sin darse cuenta.

Cuando la gente la vio atragantarse y ahogarse la llevaron rápidamente a la enfermería. El médico allí presente fue capaz de extraer las cuentas de la garganta de Nellie.

Todos quedaron atónitos ante la valentía de la pequeña, que permaneció firme mientras el médico exploraba el interior de su garganta para extraer los objetos. No emitió ni un sonido de queja. Por esta época descubrieron que, al igual que su madre, tenía una grave tuberculosis.

El médico explicó a las hermanas que no había ninguna esperanza de recuperación y que a Nellie solo le quedaban unos pocos meses de vida.

Nellie amaba la Eucaristía profundamente. Solía pedir a las hermanas que la besaran al volver de la Comunión para poder compartir su Santa Comunión. Anhelaba desesperadamente recibir su Primera Comunión, pero la norma de la Iglesia establece una edad mínima de 12 años. Nellie solo tenía 3.

Nellie habló de las visiones que tenía del Santo Dios y de la Santa Madre cerca de ella. Su fe era tan destacada que el obispo accedió (ya que su muerte estaba próxima) a confirmarla.

Recibió su Confirmación el 8 de octubre de 1907. Luego, el 6 de diciembre de 1907, teniendo en cuenta todos los hechos, el obispo local en acuerdo con los sacerdotes, permitió que Nellie Organ recibiera su Primera Comunión. Nellie Organ falleció el 2 de febrero de 1908.

La historia de Nellie Organ se extendió por toda Europa y hasta el Vaticano. Llegó a conocimiento del papa Pío X por su Secretario de Estado, el cardenal Merry del Val. Fue algo providencial, ya que el Papa llevaba tiempo buscando un motivo para reducir la edad para recibir la Primera Comunión a los 7 años, pero no estaba seguro de hacerlo.

Cuando Pío X leyó los documentos sobre la pequeña “Nellie del Santo Dios”, lo entendió como una señal para reducir la edad. El papa promulgó un decreto, Quam Singulari, que cambiaba la edad para recibir la Primera Comunión de los 12 a los 7 años.

El papa Pío X, más tarde san Pío X, después de emitir el Quam Singulari, escribió: “Dios enriquezca con toda bendición (…) a todos aquellos que recomienden la Comunión frecuente a los niños y niñas pequeños, proponiendo como modelo suyo a Nellie”. —Papa Pío X, 4 de junio de 1912.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.