¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Carta para mi futuro amor

Comparte

No quiero apresurar el reloj, al contrario, espero con paciencia porque se que Dios está cuidando cada detalle

Querido futuro amor:

Dicen que sólo amamos a quien conocemos y estoy de acuerdo, pero ¿sabes algo? Mi amor por ti espera ser despertado, porque hasta el amor tiene su debido tiempo. No quiero apresurar el reloj, al contrario, espero con paciencia porque se que Dios está cuidando cada detalle. No me desespero por no saber todavía con certeza quién eres, dónde estás o cuál es tu historia, pero se que nuestra historia comenzará en su debido momento.

No necesitas preocuparte porque mi corazón se entristezca y de vez en cuando esté herido, decepcionado, pues pasa, ¿no es cierto? No te preocupes y que no te quite la paz, porque mi corazón está siendo cuidado por Dios y aunque algunas veces las cosas se agiten, Él sigue cuidándolo.

No espero que seas perfecto, no espero un hombre perfecto, sino un hombre que me ame y que no diga sólo que me ama, sino que me haga sentir amada. No necesitas cambiar quien eres para encajar en el patrón del mejor hombre del mundo para agradarme, necesitas sólo ser… tú. Con tus defectos y fallas, tus manías más raras y tus sueños, sean pequeños o grandes.

Creceremos uno al lado del otro, no sólo en sabiduría, sino también en fe y amor. Rezaremos juntos, ¿qué te parece? Caminaremos con Dios. Cuando te caigas, extenderé mi mano para ayudarte a levantarte y se que harás lo mismo conmigo. Te abrazaré cuando lo necesites y siempre seré tu amiga. No nos rendiremos ante los días malos o los malentendidos que se que sucederán, sino que nos refugiaremos en Dios en esas tempestades que la vida trae consigo.

Para serte sincera, no quiero contar todos los detalles de lo que espero e incluso sueño, sino que necesito que sepas que no pretendo permitir que el miedo me impida encontrarte. Tal vez estás cerca, tal vez no lo estás. Y todo está bien, porque no te busco desesperadamente, sino que te espero con paciencia. A su debido tiempo, el amor despertará, está en nosotros confiar en Dios.

Por Alma com Flores

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.