Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

Una oración y 2 preguntas clave para soltar las seguridades que atan y abrirse

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/03/17 - actualizado el 07/11/18

Tengo mis posturas claras, es como si la opinión de los otros no encontrara eco alguno en mi alma

Hoy siento que Jesús me pide que deje mi tierra, mi comodidad y mis ataduras. Me promete ir conmigo y caminar a mi lado en mi éxodo. Me dice que no tenga miedo. Sólo me pide que antes abandone todas las seguridades para estar sólo con Él. Tiene la Cuaresma, este tiempo de preparación, de camino, mucho de salida. Mucho de comienzo.

Una persona rezaba: “Te entrego hoy mis debilidades. Soy un hombre pobre. No puedo andar solo. Te necesito. Eres mi roca sobre las aguas. Estoy herido junto a ti. Dudo. Quiero quedarme en tu roca. Allí estoy más seguro. Temo la cuerda floja sobre la que van mis pasos. Me asustan las aguas endebles y bravas sobre las que camino. Dudo en medio del lago. Me falta fe. Te quiero más que a mi vida. Pero me protejo tanto… Busco seguros. Te amo. Te grito. Quiero dar más. Tengo sed en el alma. Soy pobre de espíritu. Es lo que soy. No tengo nada más que mi alma herida. Anhelo el cielo y sus estrellas. Quiero ser feliz. El corazón se calma”.

Me gustaría dejar lo que me ata y ver a Dios como mi seguro en esta vida. Como la roca en la tormenta. Como esa voz que calma las olas.

Tantas veces no lo logro. Vivo confuso sin encontrar caminos. Busco seguros caducos que me ofrece el mundo. Y me aferro como un náufrago a la tabla que me lanza la vida. Por miedo a hundirme entre las aguas.

Quiero pensar hoy en mi tierra, en mis dioses, en mis cadenas. Quiero pensar en mis raíces. Y ver si están en buen terreno. Me asusta la vida. Pero quiero escuchar esa promesa de Dios en mi alma. Me asegura una descendencia. Me asegura una tierra rica. Me asegura una intimidad con Él cada día.

Esa promesa llena hoy mi alma. Es lo que deseo en medio de la Cuaresma. Dejar lo que me quita el aire para abrir de par en par las puertas de mi alma. Comienzo el éxodo en el que salgo de mis comodidades. Y me pongo en camino. Dejo de lado mis miedos y mis egoísmos.

¿Cuáles son mis ataduras? ¿Qué me pesa en el corazón al iniciar el camino? Muchas cosas buenas son parte de mí, de mis raíces. Pero a veces me he llenado de seguros. Tengo los armarios llenos. En sentido literal. En sentido figurado.

Quiero poner orden en el cuarto de mi vida. Allí donde todo yace en un desorden meditado. Trato de responder a las súplicas que me hace el mundo en mi huida. Pero no logro la paz que anhelo.

Necesito ser más libre para seguir ágil los pasos de Jesús por los caminos ocultos del desierto. Escuchar con más fuerza su voz callada. Sentir que su mano sostiene la mía para que no me pierda.

Me gusta esa imagen de salir de mí. Salir de mis barreras, de mis puertas cerradas. Como ese hombre rico que no miraba al pobre Lázaro en la parábola que Jesús contaba. Él banqueteaba mientras Lázaro pasaba hambre.

Quiero salir de mis juicios y prejuicios. A veces creo que yo mismo me posiciono. Tengo mis posturas claras y no entro en diálogo. No me dejo interpelar por el mundo. Por las opiniones que no son como las mías. No quiero aprender cosas nuevas.

Es como si la opinión de los otros no encontrara eco alguno en mi alma. Estoy cerrado. He construido un muro defensivo. Me he levantado una muralla infranqueable. Es parte de mi inseguridad.

Es más seguro el que se arriesga que el que permanece encerrado. Pierde más el que no sale, ni se expone. Tal vez se accidente y caiga si sale. Tal vez fracase en su salida. Pero nunca se arrepentirá de haberse jugado la vida.

Me gusta el éxodo. ¿Hacia dónde tengo que salir? Fuera de mí hacia ese hombre que suplica misericordia. Hacia aquel que busca luz y esperanza. No vivo solo. Vivir en el mundo es vivir expuesto.

Puedo perder la vida si la entrego. Puedo quedarme herido si amo. Más herido aún. Pero Jesús me pide que no me acomode. Que deje las seguridades que me hacen infeliz poseyéndolo todo. No quiero vivir en una jaula dorada. Sin libertad. Sin perspectiva. Sin una mirada ancha llena de estrellas.

Tags:
cuaresma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.