Aleteia

Papa Francisco: Jesús no es un rey poderoso y glorioso, sino un humilde servidor

Comparte
Comenta

En el Ángelus explicación de lo ocurrido en el Monte Tabor

En el ángelus del segundo domingo de Cuaresma, Papa Francisco explicó la historia de la Transfiguración de Jesús y mostró cómo en Jesús resplandeció “la gloria divina”.

Para el Papa Francisco se trató de un destello de luz que se abre de improviso sobre el misterio de Jesús e ilumina toda su persona y toda su acción”. El propósito de este momento es iluminar las mentes y los corazones de sus discípulos para que puedan comprender claramente quién es el Maestro”, para que puedan entender claramente lo que ocurrirá después.

Según muestra el Pontífice, lo que ven es un Mesías distinto respecto a las expectativas: no como un rey potente y glorioso sino como un servidor desarmado, un hombre pobre, célibe y sin casa. Y afirmó: “Pero es precisamente a través de la cruz que Jesús alcanzará la gloriosa resurrección. Quien muere con Cristo, con Cristo resurgirá. Quien lucha junto a él, con él triunfará”. “En este tiempo de cuaresma contemplamos la cruz con devoción para comprender siempre más la gravedad del pecado y el valor del sacrificio con el que el Redentor nos ha salvado”

Camino a Jerusalén donde sufrirá la condena a muerte por crucifixión, “Jesús quiere preparar a los suyos a este escándalo demasiado fuerte para su fe y al mismo tiempo anunciar su resurrección, manifestándose como el Mesías, el Hijo de Dios”, finalizó el Papa.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día