Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 08 marzo |
San Juan de Dios
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Valgo más si destaco?

Shutterstock / hxdbzxy

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/03/17

Pon a Jesús en el centro de tu vida y encontrarás la respuesta

Jesús experimentó la misma lucha que yo tantas veces enfrento. Descubro mi miedo al ayuno, a la renuncia, a la carencia, a la escasez. Mi miedo a no poseer lo que necesito y anhelo. Mi miedo a ser pobre, a no tener seguridades en la vida.

Comenta el papa Francisco: En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera.

El dinero y el deseo de poseer todo lo que se me antoja pueden cegarme. Muchas veces me encuentro condicionado por el dinero. Lo que tengo. Lo que necesito. Y dejo de ver la necesidad de los demás al quedarme sólo en la mía. Y me repito en mi corazón sus palabras: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Miro la tentación del poder. Experimento muchas veces el miedo a ser humillado. Mi temor por los desprecios. Me cuesta el olvido, la crítica, el abandono. Pero no quiero la fama, ese poder que a veces sin darme cuenta ambiciono: “También está escrito: -No tentarás al Señor, tu Dios”.

No quiero tentar a Dios. Sobre todo cuando me cuesta reconocer mis errores. Y no acepto que me digan que no tengo razón. Me pesa el orgullo. Me duele que me contradigan. No soy dócil ni humilde en mi reacción.

No quiero poseer los reinos de este mundo. La gloria efímera de unos días que pasan y mueren. No deseo la fama que persigo. Pienso en las tentaciones que a mí más me irritan. En las que son más poderosas en mi alma. Las que más me seducen. ¿Cuáles son? Las toco. Las cuento. Les pongo nombre. ¡Cuánto duelen! Las desenmascaro para no vivir en la mentira.

A veces se ocultan bajo falsas apariencias. Parecen ser virtud y estoy siendo tentado. Haciendo el bien soy tentado. Me busco a mí mismo. Busco sólo tener más poder. Incluso cuando quiero dar la vida soy tentado.

Creo que valgo más si hago más. Si destaco más. Si venzo en todas mis luchas. Porque soy yo el que está en el centro de todo. El que gobierna el mundo. El que decide. Yo en medio de todo. Yo y mi poder. Cuando me siento inmune a las tentaciones. Poderoso. Inaccesible.

Pero luego tiemblo al sentir el aliento cerca del tentador. Tiemblo cuando caigo y soy arrollado por la vida. “Se les abrieron los ojos a los dos y se dieron cuenta de que estaban desnudos”. Veo que estoy desnudo. Que soy pequeño. Pobre. Infiel.

Quisiera ser más fiel, más niño, más dócil. Quisiera vivir descentrado y dejar a Jesús en el centro.

Tags:
tentación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
THE PROFESSOR AND THE MADMAN
José Ángel Barrueco
Una película sobre el poder de las palabras y la importancia del ...
5
JARAMILLO
Lucía Chamat
Obispo amenazado de muerte: “La verdadera muerte es quedarse call...
6
Aleteia Team
¿Sabías que la Iglesia católica está constituida por 24 Iglesias ...
7
TIZIANO
Maria Paola Daud
Encontraron «La Última Cena» perdida de Tiziano, en una pequeña i...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.