¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

This is Us: Viva la familia

Comparte

Entrañable e interesante serie sobre la revalorización de la familia y del matrimonio, como lugares que sostienen el amor y la acogida

A ver: ¡Díganme cinco producciones cinematográficas o televisivas que hablen de la familia! ¿Las tienen? Ahora, que hablen bien de ella. ¿Tienen problemas? Déjenlo; la respuesta que buscan es This is Us. Hablamos de ella. Por algo es el año de la familia.

This is Us es un fenómeno extraño. Miren los datos: serie de televisión generalista (¿saben lo poco que vale esto en Estados Unidos?); no tiene efectos ni giros inesperados ni artificios; nada de sorpresas al final del capítulo; nada de cliffhangers; tampoco es un remake ni un culebrón.

Pero observen: arrasa en USA con más de 15 millones de espectadores desde el primer capítulo, y estuvo nominada al Goblo de Oro a la mejor serie dramática. ¿Vale la pena? Sí, sin lugar a dudas. Porque tiene personajes nuevos en pantalla y atractivos. Porque son como tú y como yo, que no salimos nunca en televisión. Porque alguien habla bien de nosotros, que somos lo que somos, sin artificios. Porque somos así. Porque This is Us.

Como es obvio tratándose de una serie Made in USA, y ahí también está la inteligencia de Dan Fogelman, hay el espectro esperado: el blanco y la guapa, el guapo y el cachas, el negro y la negra, el obeso y la obesa, el rico y el pobre, el alcohólico y el atleta, el padrazo y el huérfano, el moribundo y el niño, el que no sabe cómo ser padre y el que desea serlo, etc.

Nada extraordinario, si no es porque es inusual encontrar en pantalla una sólida propuesta con una familia numerosa con sus problemas y tramas cotidianas. Podrán ser musculados o estar forrados de pasta, pero viven lo que tú y lo que yo. Dan Fogelman no hace nada extraordinario, y esto lo hace tan fuera de lo común. Lo ordinario visto de modo extraordinario.

This is Us habla de nosotros, de lo que somos. El argumento es sencillo: tres hermanos (dos gemelos y uno adoptado) que han crecido y deben pasar cuentas con su presente y con su pasado, el cual conocemos a través de flashbacks que nos narran cómo fue la vida matrimonial de los padres, su noviazgo, su apuesta por tener hijos, el drama de la muerte de uno de ellos, los problemas familiares, etc.

This is Us es un drama valiente sobre la familia y sobre las dificultades que presenta la vida adulta: las dudas del hombre con problemas en su trabajo, del cachas que no quiere ser tonto, de la hija que añora al padre y que está a disgusto con su cuerpo; las pequeñas adicciones cotidianas, las riñas del día a día, los miedos de hacerse mayor. Sin embargo, la mirada atenta a estos problemas y a la alegría de estar juntos le da un aire de misterio poético, de epifanía. No hace falta más; la vida es grande de por sí.

Pero es más, This is Us se puede leer también como “This is US”, ‘Esto es América’, porque la propuesta de Fogelman plantea una tendencia propia de esas tierras: la revaloración de la familia unida. Está habiendo un cambio de valores, y la serie lo muestra: Desde los Obama, pareja perfecta y amorosa que ha puesto de nuevo el ideal familiar entre las clases populares, donde la familia está devastada, hasta la solidez y el afianzamiento de la familia en la clase alta, que se ha vuelto pro marriage, que se casa más, cohabita menos desde el primer hijo, y se separa menos que la clase baja.

Honesta, sincera, cursi en algunos minutos (pocos), This is Us es un drama que pone los puntos sobre las íes, una apuesta por la familia numerosa, la acogida y la trascendencia ya desde el primer capítulo. Gracias le sean dadas a esta magnífica serie que nos recuerda, como decía Bonhoeffer, que no es el amor lo que sostiene el matrimonio, sino que es el matrimonio lo que sostiene el amor.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.