Aleteia

5 errores típicos de maquillaje

Comparte
Comenta

Cosas que a veces hacemos mal de rutina y no nos hemos dado cuenta

Maquillarse puede ser visto de dos maneras. La primera, una bendición que te permite resaltar tu belleza natural y cubrir ciertas imperfecciones que son consecuencia del día a día, como una espinilla que salió por stress o unas marcadas ojeras por un trasnocho. Y la segunda, una verdadera pesadilla que nos esclaviza y nos quita tiempo y dinero de nuestro día a día.

A mí me gusta creer más en la primera opción y, por experiencia, generalmente se tiene una mala percepción del maquillaje cuando no es usado correctamente en ocasión (¿sombra azul para ir a misa?) o técnica. En este último punto es donde me quiero enfocar y contarles esas 10 cositas que a veces hacemos mal y es lo que no nos permite aprovechar las ventajas del maquillaje, sobre todo cuando somos principiantes:

  1. La base correcta

Escoger bien el color de tu base determinará el éxito de todo lo demás. A veces el mayor error proviene de las mismas asesoras de belleza, quienes te insisten en que pruebes el producto en tu mano o muñeca para ver si el tono es correcto. La base la debes probar en tu mentón, ya que rara vez nuestra cara y cuello (que sí, lo debes tomar en cuenta) tienen la misma tonalidad del cuerpo y la idea es que busques igualar ese color (porque no, la base no es para broncearte ni para blanquearte).

Africa Studio

También debes tomar en cuenta tu tipo de piel: ¿es seca, grasa o mixta? Si por ejemplo eres de piel grasa y te aplicas una base para piel seca, probablemente te verás muy brillante. Asimismo, considera que si en tu país hay estaciones de tiempo marcadas, seguramente necesitas un tono de base para el verano (donde estás más bronceadita) y otra para el invierno como mínimo.

¿Usas los dedos para aplicarla? Mejor te recomiendo comprar una esponjita o una buena brocha para evitar parches y tener un acabado prolijo. Trata de usar un primer antes, no uses demasiado producto y ¡no olvides el área cerca de las orejas y difuminar bien hasta el cuello para que no parezca que tienes una máscara!

  1. Efecto mapache

Las mujeres solemos escoger correctores de ojeras excesivamente claros creyendo que así tendremos mayor cobertura y/o luminosidad. ¿El resultado? Estoy segura que a muchas les ha pasado que han visto una foto donde tienen dos grandes círculos blancos alrededor de los ojos.

Vladimir Gjorgiev

 

 

Lo ideal es que escojan tan sólo un tono menos que el de la piel de su rostro y lo apliquen siempre después de la base (en forma de triángulo invertido) y lo sellen luego con polvo suelto (preferiblemente traslúcido). Tampoco se excedan con el producto, con esto no lograrán tapar una ojera demasiado pronunciada (para eso tienen que recurrir a técnicas más avanzadas de corrección de color pre-base con un corrector naranja) sino mas bien enfatizar las líneas de expresión.

  1. ¿Payasita?

Es cierto que debemos aplicar el colorete en las manzanas de nuestro pómulos (esos círculos que se marcan cuando sonreímos) pero no debemos aplicar demasiado (el producto se llama en inglés “blush” precisamente porque implica un efecto como de “sonrojada” nada más) y siempre difuminarlo hacia arriba, hacia el área de la sien, no dejarlo allí concentrado en dos grandes círculos.

Alliance

¿Has leído o escuchado la frase “descargar producto” en algún tutorial? Esto simplemente significa que no pases la brocha (trata que no sea la que viene con el colorete que suelen ser malísimas) por el producto y luego directo al rostro, sino que antes le des un toque con tu muñeca al mango de la brocha o contra una superficie para retirar el exceso. Si tu piel es de tono claro o medio, los tonos rosa y durazno te irán muy bien; si es oscura, opta por tonos más corales o tipo bronzer.

  1. Boca demarcada

El delineador de labios ayuda a definir mejor tu boca, fijar el labial y evitar que se corra, pero si haces una línea demasiado evidente o en el color incorrecto, no sólo se verá poco natural sino además te hará lucir mayor y poco elegante. Tu delineador debe ser del mismo tono de tus labios o del pinta labios.

Vladimir Gjorgiev

 

Además, úsalo no sólo para delinear, sino luego también para rellenar tus labios antes de usar la pintura en sí. ¿Sólo vas a aplicarte un gloss? No es necesario.

  1. Delineado de ojos

Si te delineas sólo la parte debajo de tus ojos, se verán más pequeños y caídos. Así que si vas a usar delineador de ojos, aplícalo sólo arriba preferiblemente para una apariencia más fresca y juvenil. ¿Eres de las que estiras tu párpado con la mano al hacerlo? Recuerda que al soltarlo volverá a su forma natural, haciendo que la línea no tenga una textura o acabado uniforme, así que hazlo con tu ojo semi-abierto y sin estirarlo.

Bignai

Igualmente, busca siempre trazar una línea delgada para evitar un look gótico o demasiado recargado y, preferiblemente, busca uno de color marrón para el día y negro para la noche.

Estos errores son más comunes de lo que pensamos, así que no se preocupen si se ven reflejadas en algunos de ellos. Yo también los he cometido (todos, de hecho) y es una cuestión de tiempo y práctica para seguir aprendiendo y mejorando nuestras técnicas de maquillaje para sacarle el máximo provecho.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día