Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 24 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

El Ku Klux Klan no logró parar a este sacerdote de Brooklyn

Msgr. Paul Jervis/Fair Use

Philip Kosloski - publicado el 06/03/17

Después de que los racistas incendiaran su orfanato para niños afroamericanos, Quinn lo reconstruyó con ladrillos y cemento

En la América difícil de principios del siglo XX, hubo un sacerdote católico que, contra los sentimientos de su época, hizo todo lo que estaba en su mano para luchar por la igualdad racial.

Ordenado en 1912, el padre Bernard J. Quinn se dirigió al obispo Charles Edward McDonnell de la diócesis de Brooklyn y le pidió poder poner en marcha un “apostolado para los negros”. Quinn veía que, mientras que la Iglesia estaba muy comprometida en hacer frente a las necesidades de los inmigrantes europeos, la población afroamericana estaba desatendida.

El obispo McDonnell, más preocupado por el inicio de la I Guerra Mundial, rechazó su petición. El prelado necesitaba un mayor número de sacerdotes que actuasen como capellanes en ultramar, así que un nuevo apostolado en su diócesis no cabía en su programa.

Quinn respondió a la necesidad del obispo ofreciéndose como capellán, dejando de lado de momento su proyecto. Fue enviado a asistir a un regimiento de infantería, y antes de volver a casa, mientras se encontraba en Francia, descubrió a una nueva inspiración: santa Teresa de Lisieux.

Como parte de su labor, Quinn fue destinado cerca de Alençon, lugar de nacimiento de santa Teresa, y se enamoró de la santa tras leer su autobiografía,Historia de un Alma.

Según Our Sunday Visitor, “mientras llevaba a cabo su ministerio con los soldados después de la guerra, recibió permiso de su superior para visitar la casa de Teresa, donde celebró la misa el 2 de enero de 1919, aniversario de su nacimiento. Dijo que esa experiencia fue para él ‘un gran privilegio, pues fui el primer sacerdote en celebrar allí la misa’”.

De retorno a su diócesis, Quinn renovó su petición, y al final se le concedió el permiso de poner en marcha una nueva parroquia para los católicos afroamericanos en Brooklyn. Quinn compró una vieja iglesia protestante e hizo que fuera “bendecida y dedicada a san Pedro Claver el 26 de febrero de 1922”.

Confió su congregación a santa Teresa, y en seguida fundó la Casa de la Providencia Pequeña Flor para  asistir a los niños afroamericanos huérfanos. Cada semana, además, su parroquia acogía “servicios de novena a Santa Teresa. Todos los lunes, unos 10.000 devotos se unían a esta novena, en la que se dice que se produjeron curaciones milagrosas, tanto físicas como espirituales”.

Sus esfuerzos por la comunidad afroamericana no pasaron inobservados para el Ku Klux Klan, que incendió el orfanato dos veces en el mismo año. Esto no detuvo a monseñor Quinn, que lo reconstruyó con ladrillos y cemento.

Cuando recibió varias amenazas de muerte, dijo a sus parroquianos: “Derramaría de buen grado hasta la última gota de sangre por el último de vosotros”.

Quinn fue ayudado en sus esfuerzos por santa Catalina Drexel, también ella comprometida en asistir a la comunidad afroamericana estadounidense. Dado el éxito de su primera parroquia, Quinn fundó una segunda misión, St. Benedict the Moor, en Queens.

Monseñor Quinn murió el 7 de abril de 1940 tras luchar contra un cáncer. En su funeral participaron miles de personas, y su herencia sigue viva aún hoy.

Según el New York Times, su orfanato sigue siendo “la base operativa del programa diocesano neoyorquino Pequeña Flor para Niños y Familias, que ofrece una serie de servicios en Queens, en Brooklyn y en Long Island”.

El obispo de Brooklyn Nicholas DiMarzio abrió la causa para su canonización el 24 de junio de 2010 y puso en marcha una investigación sobre la vida de monseñor Quinn para determinar si se puede avanzar en el camino de declararlo santo.

En un momento en que en EE.UU. las divisiones raciales han despertado tan fuertes sentimientos, hay que dirigir la mirada a monseñor Quinn y pedir su intercesión para que sanen las heridas de esta nación.

Tags:
estados unidosracismosacerdotetestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
2
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
3
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
4
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
5
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
SPAIN VOLCANO
Violeta Tejera
Padre Alberto, párroco de La Palma: “El volcán nos obliga a desal...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.