Aleteia

Tijuana se vuelve haitiana

GUILLERMO ARIAS/AFP/Getty Images
Haitian and African migrants seeking for asylum in the United States, line up outside a Mexican Migration office, on October 3, 2016, in Tijuana, northwestern Mexico. / AFP / GUILLERMO ARIAS (Photo credit should read GUILLERMO ARIAS/AFP/Getty Images)
Comparte
Comenta

Nuevas formas de cooperación entre países de América Latina y El Caribe ante las deportaciones en Estados Unidos

Los varios miles de migrantes haitianos, que se encuentran varados en el Estado mexicano de Baja California, frontera con California (Estados Unidos) podrían regularizar su situación jurídica en el país, lo que les permitiría quedarse para obtener un empleo de manera formal.

El delegado del Instituto Nacional de Migración en la zona (INM), Rodulfo Figueroa Pacheco, aseguró que los migrantes haitianos podrían regularizar su estatus como visitantes por razones humanitarias y por condición de refugiados.

A la mayor parte de ellos, la nueva administración estadounidense los ha hecho desistir de cruzar la frontera y pedir refugio en el país del norte.

Albergues y comida

La idea detrás de esta regularización es la necesidad de liberar los 38 albergues que hay en Tijuana para recibir a migrantes, ocupados en su mayoría por haitianos, pero, también, por africanos y centroamericanos.

Los albergues tienen que prepararse para recibir a mexicanos repatriados por las políticas implementadas en las últimas semanas por la administración Trump.

Reconocida en todo México y el sur de Estados Unidos por su diversidad culinaria, Tijuana ha aumentado su oferta, justamente, con los platillos típicos de la comida haitiana.

Principalmente, la ración de pollo haitiano que consiste en arroz con frijoles molidos, jitomate, cebolla y cebollín; pierna y muslo frito, preparados con especias que incluyen mucho ajo y chile habanero, y que le dan el sabor muy particular.

También se está popularizando el Leguium, un platillo haitiano que se prepara con chayote, papa, zanahoria, repollo, consomé, aceite, y que incluye carne de res o pollo.

Regularización y trabajo

Pero no todo es comida. También, y principalmente, los haitianos necesitan trabajar y poder mantenerse y mantener a su familia. Por ello, y ante la posibilidad de que parte de los haitianos que llegaron a la ciudad en búsqueda de asilo político en Estados Unidos se queden en la región, el cabildo local pidió a la sociedad de Tijuana pasar a la etapa que les permita laborar de manera temporal.

El titular de la Comisión de Desarrollo Económico en el cabildo, Manuel Rodríguez, llamó a que el Instituto Nacional de Migración agilice la expedición de los permisos temporales para que los migrantes haitianos puedan laborar en la frontera.

Expresó que Baja California recibió entre enero y febrero a 17 mil 500 deportados por las garitas de Tijuana y Mexicali, y se espera que ante las medidas migratorias del presidente Donald Trump, el problema de las deportaciones se agudice.

Finalmente, se están produciendo nuevas formas de cooperación entre países de América Latina y El Caribe con respecto a las deportaciones masivas anunciadas por el gobierno de Estados Unidos. Y la absorción de haitianos por Tijuana es una muestra de lo que puede suceder en el futuro, ventajosamente.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día