¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Al rezar el rosario, vio “una Señora vestida de un blanco deslumbrante con un niño en su regazo”

Comparte

¿Conoces las apariciones de Laus?

Fue en la pequeña localidad de Laus, en los Alpes franceses, en mayo de 1664. Mientras cuidaba de las ovejas y rezaba el rosario, la joven pastoral Benoîte Rencurel, de 17 años, vio “una Señora vestida de un blanco deslumbrante con un niño en su regazo”.

Cuando Benoîte le ofreció humildemente un trozo de pan duro, la Señora “sonrió silenciosamente y desapareció”.

Durante los meses siguientes, la Señora apareció para Benoîte todos los días. Su mensaje era el de “orar continuamente por los pecadores”. Ella reveló su nombre como “María, reconciliadora y refugio de los pecadores” y le dijo a Benoîte que fuera a la antigua capilla de Nuestra Señora del Buen Encuentro, donde un suave perfume emanaría del óleo de la lámpara del santuario. Este óleo, dijo la Señora, haría milagros a las personas que fueran ungidas con fe.

En 1665, la diócesis donde vivía Benoîte reconoció las apariciones. Se inició entonces la construcción de una pequeña capilla para la adoración eucarística y para recibir a los penitentes. Cuatro años después, Benoîte empezó a recibir apariciones de Cristo sufriente: durante diez años, estas apariciones le dijeron que ella se volvería una alma víctima, participando de la Pasión de Cristo. A lo largo de las décadas siguientes, ella sufrió varias dolencias y murió a los 71 años, visitada continuamente por Nuestra Señora.

En mayo de 2008, la Santa Sede anunció el reconocimiento oficial de las apariciones.

El Santuario de Laus está hoy bajo los cuidados de la Comunidad de San Juan, que se dedica al sacramento de la confesión. El proceso de canonización de Benoîte también está abierto.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.