Aleteia

¿Familia con ganas de trabajar? Nosotros te damos techo y trabajo

Facebook Bienvenidos a mi Pueblo
Comparte
Comenta

Un camino lleno de esperanzas para revitalizar Colonia Belgrano, en la provincia de Santa Fe

El pueblo necesita habitantes. Las familias, necesitan trabajo y hogar. Conectados por organizaciones preocupadas por generar soluciones habitacionales, por el desarrollo de los pueblos rurales y por evitar la migración a las grandes ciudades, y por formar emprendedores sociales, pueblo y familia inician juntos un camino lleno de esperanza.

Colonia Belgrano, en la provincia argentina de Santa Fe, es pionera a nivel mundial de un programa promovido por la ONG suiza Es Vicis. Se trata de un pequeño pueblo de 1.300 habitantes que en diciembre pasado ya recibió la primera de las 20 familias seleccionadas para establecerse allí.

Es clave la articulación de las ONG locales en el desarrollo del plan trazado por esta organización suiza. En el caso argentino, se trata de la Fundación Vivienda Digna- Sagrada Familia, Responde – Un futuro posible en los pueblos locales, y Contribuir al desarrollo local.

Las tres tienen vasta experiencia en temas relacionados con este programa, llamado “Welcome to my village -Bienvenidos a mi pueblo”.

La primera familia en mudarse a Colonia Belgrano en esta prueba piloto fue la Rodríguez Robredo, de la ciudad de Santa Fe. Cecilia y Sergio buscaban tranquilidad, trabajo, y nuevos proyectos. Según relató Cecilia en medios sociales, el recibimiento fue “espectacular” y sus hijos pudieron integrarse al nuevo pueblo sin problemas. Es que las autoridades comunales y los vecinos se volcaron de lleno a “Bienvenidos a mi pueblo”.

En el caso argentino, los pueblos que se postulen al programa deben tener hasta 2.000 habitantes, poseer tierras para construir viviendas para hasta 20 familias, industrias cerca, entre otros requisitos. Las familias tienen que tener un emprendimiento o un oficio, y pueden sumarse tanto con capital propio y acceder a las capacitaciones y programas de inserción, como sin vivienda propia ni capital que les permita adquirirla. Es que además de las ONG participan del programa las líneas de créditos provinciales.

Por eso, el gran requisito para las familias, como decía a la televisión local el presidente comunal de Colonia Belgrano es “que tengan ganas de trabajar”. Nadie regala nada, aclara. Pero con emprendimiento y voluntad, el programa hace todo lo posible para que tanto familia como pueblo sean beneficiados con trabajo y repoblación.

“Bienvenidos a mi pueblo”, se encuentra en la primera etapa de desarrollo en Colombia y México. El programa de la Fundación Es Vicis contempla seis etapas, con una gradual retirada del pueblo para dejar los proyectos en manos de los gobiernos y las organizaciones. De hecho, contempla el apoyo de la organización suiza en como máximo 15 pueblos por país, para que luego sean los gobiernos y las ONG de cada uno los que lo lleven adelante.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día