Aleteia

Colombia y las FARC: El futuro es un camino sin armas

Nelson Cárdenas - SIG
Día histórico para el país, Farc dicen adiós a las armas, afirma el Presidente
Comparte
Comenta

Un paso más hacia la paz en Colombia; el grupo guerrillero comenzó la dejación de armas

“De tantos años cargar armas, dejarla le deja a uno como inseguro”, expresó a AFP el guerrillero de las FARC Emiro Suárez, de la zona San José de Oriente, quien reconoce que pronto dejará su fusil debido al comienzo en las últimas horas del proceso de desarme de las FARC, en el marco de los acuerdos de paz.

Es que para muchos fue calificado el de ayer como un día histórico, la superación de uno de los escalones más complicados de la escalera hacia la paz.  Así fue expresado tanto por el presidente Juan Manuel Santos, como por los líderes guerrilleros.

Como todo proceso complejo, que empezó en las últimas horas con la supervisión de más de 400 observadores de la ONU, no será inmediato, sino más bien paulatino y reservado.

La primera fase incluye el almacenamiento gradual en contenedores de fusiles y pistolas de más de 300 miembros del grupo guerrillero, integrantes del Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V), además de otras armas artesanales o inestables, indica El Espectador de Colombia.

Al mismo tiempo, mientras acontece este proceso, no se descarta que, en algún momento, quizás en la última fase de dejación, se pueda hacer algo público.

“Es posible que se haga una cosa más vistosa, porque yo creo que eso le conviene a todo el mundo: que los colombianos vean que esto realmente terminó, que las armas fueron entregadas”, señaló el comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.

De momento, ya está en marcha la identificación y el registro de todas las armas en los campamentos de la FARC en las zonas de concentración, lugares donde los excombatientes comienzan a escribir su futuro sin armas, al tiempo que sigue reclamando que se tengan en en cuenta algunas de las necesidades como construcciones atrasadas, baños sin terminar, etcétera.

“Estamos contando con ese proceso de paz, con otra arma que también es potente, que es la palabra y se siente uno fuerte porque el pueblo está contento, se va a acabar la violencia y con esto uno se siente más seguro”, agregó Emiro Suárez, uno de los tantos guerrilleros que en breve también empezará a trazar un camino sin armas.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día