Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te has hecho el chequeo anual del espíritu?

ldutko/Shutterstock

Joseph Hollcraft - publicado el 25/02/17

Hay que hacer el inventario de lo que metemos en nuestra alma como lo hacemos con el cuerpo

Acabo de salir del estudio médico tras mi chequeo anual. Me dieron los resultados de los análisis de sangre que hice el día anterior. Mientras los leía, observé que la glucemia estaba un poco alta. Probablemente, me dije, he exagerado con los dulces. Luego seguí leyendo los números, y descubrí que como es de esperar cada uno de ellos se basa en lo que ingiero en mi sistema sanguíneo.

Mientras más reflexionaba, más pensaba en esta visita (y las médicas en general) como en un especie de “juicio”. Sería absurdo para mí intentar decirle a mi cardiólogo que no como dulces cuando mis niveles de glucemia muestran lo contrario.

No existe la manera de eludir a la realidad: he comido demasiados dulces, y si no lo dejo de hacer sufriré las consecuencias. Si quiero tener la mejor salud física posible, es tiempo de escuchar lo que dice mi cardiólogo. Y por lo tanto, menos dulces.

Cuando estacioné el coche, pensaba menos en mi salud física que en la espiritual. Imagino que mi juicio final pueda ser algo del estilo a la visita con el doctor. Los resultados de mi vida surgirán. Veré las cosas buenas y las malas, lo que es correcto y lo que es equivocado. Mi juicio final no será un momento para la negociación o las excusas, sino una conversación que reflejará la manera en que he vivido.

La diferencia entre mi visita al doctor y el juicio final es que no podré volver atrás y optar por una “dieta espiritual”. Por este motivo, tenemos que ser honestos con nosotros mismos y comenzar el proceso de inventario de lo que ponemos en nuestra alma (salud espiritual). Si fracasamos al hacerlo, las consecuencias no serán simplemente la presión alta, sino la muerte espiritual. Y entonces, ¿qué debemos hacer?

Entre otras cosas, tenemos que comenzar a hacernos preguntas importantes sobre nuestro apetito en relación a cosas como el poder, el prestigio y el placer. ¿Anhelamos el control o el dominio en nuestras relaciones? ¿Buscamos títulos honoríficos? ¿No vemos la hora de que llegue el próximo programa televisivo después de que ya hemos visto uno (el que incluye Netflix, Amazon y cualquier otro canal)?

Estos deseos poco moderados son “mala comida” para nuestra salud espiritual y pueden llevar fácilmente a agotamiento espiritual carente de fuerza y energía santas.

Cualquiera que sea, tenemos que empezar a prestar atención a lo que ponemos en el corazón. Así como controlamos con atención la comida que comemos, debemos controlar lo que ponemos en nuestro corazón. En otras palabras, debemos comenzar a discernir la importancia de nuestra salud espiritual con la misma vitalidad que usamos para nuestra salud física. Hacer esto significa no sólo vivir conscientes del final, sino dar prioridad a nuestro viaje final al estudio del Médico Divino.

Tags:
almacuerpoespíritusalud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.