Aleteia

Indígenas paraguayos y la oportunidad de estudiar para servir a los suyos

Facebook Itaipu Binacional - Paraguay
Comparte

El otorgamiento de las becas Itaipú abre una nueva esperanza para las comunidades indígenas paraguayas

Marcelo Chevugi fue clave en su comunidad para que ese proceso pudiera avanzar. Este defensor de los derechos indígenas, además de músico, e incluso traductor de Biblia, vinculado a una iglesia cristiana, actuó como vínculo entre su pueblo, la etnia paraguaya aché, y los promotores de las becas de estudio Itaipú Binacional.

Luego de recibir la invitación para la participación de los jóvenes aché en esta instancia de oportunidad, Marcelo rápidamente se puso en contacto con todos sus conocidos, desde caciques, hasta maestros y adolescentes.

Gracias a sus gestiones, ocho jóvenes de la etnia aché, procedentes de diversas comunidades, expresaron su deseo de estudiar. Incluso, debido a los plazos, otros tantos quedaron fuera.

El proceso continuó con un examen y los postulantes aché que se presentaron quedaron confirmados con la beca. Lo primero que expresó Marcelo ante esta notificación fue una gran emoción, recuerda La Nación, medio que le hizo un seguimiento y lo entrevistó acerca de estas becas.

Al mismo tiempo, sintió compasión por los indígenas pertenecientes a otras regiones que quedaron fuera de la oportunidad, como la de un grupo perteneciente al Chaco.

No obstante, de los más de 2.000 jóvenes que accedieron a la beca universitaria, unos 70 pertenecen a diversas étnicas indígenas paraguayas.

Pero ahora el objetivo que se plantea Marcelo acerca de los suyos es darles seguimiento a estos beneficiarios. “Tenemos que acompañar a los jóvenes, ése es mi sueño”, expresó.

“La idea es que cuando terminen su estudio sean personas profesionales que vayan a su comunidad y ayuden. No solo allí, sino a nivel nacional, porque hay mucha necesidad. Principalmente, en nuestro pueblo, necesitamos gente profesional para construir una sociedad aché diferente. Estos jóvenes saben lo que quieren estudiar y tienen que aprovechar al máximo”, enfatizó. 

Entre las carreras elegidas por estos jóvenes se destacan Administración Agraria y Agronomía.

La beca, que está en proceso de acuerdo anual de compromiso, prevé el pago de matrícula, cuotas y los exámenes.  Además, tienen la libertad de elegir universidad, tanto pública como privada.

Por lo pronto, más allá de la demora de algún trámite administrativo para la entrega oficial, el ferviente compromiso de estos jóvenes con su comunidad parece asegurado. Las ganas de estudiar y salir adelante se perciben por sí solas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.