Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 29 julio |
Santa Marta
home iconActualidad
line break icon

Iglesia 24 horas abierta en Barcelona para comer, descansar, hablar y adorar

Patricia Navas - publicado el 25/02/17 - actualizado el 07/03/17

Santa Ana acoge a los pobres como un hospital de campaña, el papa Francisco lo agradece personalmente

Siguiendo el modelo del Padre Ángel en la iglesia de san Antón de Madrid, ha abierto sus puertas las 24 horas del día, especialmente a las personas que viven en la calle, la iglesia de Santa Ana de Barcelona. Durante la ola de frío del pasado mes de enero han llegado a dormir allí 90 personas.

Pasada esa primera respuesta de urgencia, este particular «hospital de campaña» para curar cuerpo y alma ofrece ahora desayunos, comidas, cenas, un café a cualquier hora y un espacio para descansar, pero también escucha y conversación y una capilla con el Santísimo donde adorar al Dios que quiere a ricos y pobres por igual, o incluso un poquito más a los pobres (a los que se reconocen así, vamos, porque pobres lo somos todos).

«Gracias por el lío que armaron en Barcelona», les animó el papa Francisco después de que un Hermanito del Cordero argentino con el que conserva una bella amistad le informara de la que estaban montando en esa pequeña iglesia del corazón antiguo de la ciudad catalana.

Este fin de semana, un grupito de los que impulsaron la iniciativa será recibido por el Papa en Roma: el padre Ángel y el párroco de Santa Ana, Peio Sánchez, junto a dos sin techo que se benefician de esta particular apertura de templos.

Instituciones civiles y eclesiásticas, empresas y voluntarios están colaborando en esta causa solidaria. La portavoz, la monja teresiana Viqui Molins, muy conocida en Barcelona por su labor con los excluidos, aprovecha la red Aleteia para pedir platos, vasos y cubiertos de usar y tirar, así como envases individuales de bebidas, «que son más higiénicos».

También lanza una caña de pescar a empresas que puedan garantizar la comida de un día a la semana. ¿Obstáculos? «¡Muchos! porque  son personas que tienen muchos problemas -reconoce- pero los vamos sorteando como se puede; si nos metemos en el lío nos metemos».

Tags:
parroquiapobrezasolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
Claudio de Castro
Cómo salvar nuestras almas en el último instante
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
5
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
6
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
7
Aleteia Team
Periodista musulmana: Lo que san Charbel me dijo en sueños
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.