Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Yo no trabajo para darte todo lo que quieres, hijo mío

Suzanne Clements | Stocksy United

Rebrinc - publicado el 22/02/17

No sería positivo para ti conseguir todo así, tan fácilmente, pues te quitaría el poder transformador de las adversidades

No, yo no trabajo para darte todo lo que quieres. No sería justo contigo. No sería bueno para ti. Darte el poder de conseguir “todo” lo que quieres (hablando de bienes materiales) sería una forma de dejarte siempre insatisfecho con lo que tienes. Una forma de vaciarte de los valores fundamentales. Sería una forma de engañarte sobre las dificultades de la vida.

Sería injusto porque te quitaría el derecho de sentir esa realización placentera cuando conquistamos cosas que tardaron en conquistarse. Sería injusto porque te transformaría en un individuo lleno de cosas y vacío de experiencias y sensaciones que enriquecen verdaderamente la vida. No sería positivo para ti conseguir todo así, tan fácilmente, pues te quitaría el poder transformador que sólo las adversidades y la capacidad de crear y adaptarse con lo que tenemos traen. Yo no quiero eso para ti.

Sobre todo, trabajar para poder dar todo lo que un niño quiere es en sí una gran inversión de valores. Porque, si nos acercamos, si nos permitimos escuchar lo que el niño realmente quiere, sabríamos que no estamos hablando de cosas.

El niño, en su esencia, no quiere un teléfono, un video juego o muñecas caras. El niño quiere compañía, quiere naturaleza. El niño quiere encontrarse con otros niños. Los niños quieren la lluvia y el paraguas. Quieren el viento, las hojas, las ramas y el lodo. Quieren sumergirse en el mar, cavar en la arena y comer palomitas. El niño quiere historias de miedo, lamer el betún del pastel y jugar al escondite. Quieren estar en brazos y quieren cariño.

Si yo pudiera, trabajaría menos, ahí sí podría darte exactamente todo lo que quieres. Pero esta es otra reflexión que queda para otro día.

Por Silvia Adrião – Directora pedagógica de la Scuola Italiana Eugenio Montale (SP) y miembro de la Red Brasileña Infância e Consumo. 

Por Rebrinc.

Tags:
amoreducaciónniñospaternidadtrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.