Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEstilo de vida
line break icon

“Ser como una mariposa”: La difícil lucha contra la anorexia

evelina zachariou/Flickr

Anna Gebalska-Berekets - publicado el 18/02/17

Las personas anoréxicas son capaces de ocultar eficazmente los síntomas de la enfermedad. Dominan a la perfección los métodos de la manipulación. Mientas tanto, en sus almas se desarrolla un verdadero drama.

Todo comienza de forma inocente, con el deseo de perder peso, de sentirse más atractivo. Por supuesto, no todas las dietas acaban en la anorexia.

Sin embargo, hay un conjunto de características que la favorecen: la baja autoestima, el deseo de perfeccionismo, la falta de aceptación dentro de la familia o entre los compañeros, la búsqueda de la identidad propia y la confianza en el dominio del cuerpo, forzando continuamente los límites para ampliar la construcción de esta confianza.

De acuerdo con las estadísticas médicas, esta enfermedad la sufren más a menudo las mujeres, pero también hay casos de anorexia entre los hombres.

Demasiado gorda

Kati quería perder unos cuantos kilos. Era una persona obesa.

Recuerda cuando, durante una conversación con un compañero de clase en el pasillo de la escuela, escuchó: “Przemek, ¡¿no vas a quedar con esta cerda gorda?!”. Eso le dolió.

Empezó a ir al gimnasio para ayudar a quemar “la grasa”. Compuso su dieta ella misma. Para el desayuno comía dos tortitas de arroz y una manzana, y con el tiempo comía sólo las tortitas. La cena era similar.

Para comer a mediodía: una sopa-crema dietética y una ensalada, con una gran cantidad de agua y de laxantes.

Comenzó a atraer las miradas de sus compañeros. Al final, consiguió la talla XS, pero para ella no era suficiente.

Se negaba a comer. “Aún tenía la sensación de que comía demasiado y de que estaba demasiado gorda. Veía la grasa en mi abdomen, en las caderas, aunque oía con más frecuencia que había adelgazado y que estaba pálida” -, admite. La familia comenzó a sospechar.

La mujer evitaba las comidas en familia. Empezaron las peleas y vueltas a casa de madrugada.

El desayuno preparado por su madre lo tiraba al salir de casa. Ya era una obsesión. El infierno.

Acabó los estudios de Bachillerato con muchas dificultades y entró en la universidad. Tenía más y más problemas con la memoria. Se desmayaba.

“Cuando tuve que coger un taxi para ir de la universidad a casa y sentía muchas náuseas, me di cuenta de que había ido demasiado lejos” -, dice. Un chequeo médico mostró problemas con el páncreas y los riñones.

Katia sigue pensando que está gorda. Siente los efectos de la anorexia. Tiene problemas con la piel, el estómago y el corazón. Se cansa con frecuencia.

“Me ha empeorado la vista, mi pelo se cae, tengo problemas con el azúcar en sangre” – cuenta.

¿Sus sueños? A Katia le gustaría tener una familia, tener hijos. Reconoce que tiene dificultades para concebir por tener el sistema endocrino desarreglado, lo que fue confirmado por el examen médico.

La lucha

Inés terminó sus estudios de doctorado. Es abogada. Una mujer de éxito. Siempre buscaba la perfección.

Pocos conocen su pasado. Su padre abusaba del alcohol. Su madre no era capaz de hacer frente de la situación a nivel emocional. “Yo era la madre de mi madre” -, recuerda.

Comenzó a perder peso. Luchaba por perder más peso. Comenzó a caerle el pelo. Se detuvo su período.

“Me sentía feliz cuando cada día pesaba menos. Todo el mundo empezó a molestarme. Me sentía atrapada, obligada a comer. Me aparté de mis compañeros. Bebía más de diez bolsas de tés laxantes al día”- dice.

Inés se negaba a salir con la gente. Sentía en su interior que no podía traicionar a su amiga “la anorexia”.

Acabó en la consulta de un psiquiatra y el tratamiento en el Instituto de Psiquiatría y Neurología de Varsovia. Su dieta era de 300 calorías al día. Quería suicidarse. Contaba las calorías obsesivamente.

Sentía los cambios en el comportamiento, en el estado de ánimo que resultantes de un desequilibrio metabólico y hormonal.

“En aquel tiempo me sentía abandonada. Me dolía el alma y el cuerpo. Ahora estoy mejor”, – dice.

Inés y Katia ganaron la batalla contra la anorexia. Muchas personas la pierden o no la empiezan. Prefieren morir que dejar de perder peso.


TROSKA O RELACJĘ

Te puede interesar:
Amar sin depender del otro

Tags:
anorexiaenfermedadpsiquiatríaterapia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.