Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Tu religiosidad está unida a tu vida? Ama, reza, camina, cura, vive del mismo modo

Shutterstock / UVgreen

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/02/17

La forma como me relaciono con Dios suele coincidir con la forma como lo hago con los hombres

El otro día leía: “Todo lo que experimentamos en las relaciones humanas sucede al mismo tiempo con Dios. Si queremos saber cómo nos relacionamos con Jesucristo, lo podemos deducir fácilmente a partir de nuestras relaciones humanas. Cada uno trata a Dios como trata a sus semejantes”[1].

La forma como me relaciono con Dios suele coincidir con la forma como lo hago con los hombres. Miro a Dios igual que miro a los hombres. Lo tengo claro.

Por eso Jesús me anima a dejar la ofrenda en el altar si tengo algo contra mi hermano. Primero tengo que ir hacia él y después volver a entregar mi ofrenda.

Jesús quiere que mi mundo interior y de oración esté en consonancia con mis prácticas religiosas, con mi vida externa, con mis gestos.

No basta con no matar para quedarme tranquilo y sentirme satisfecho. Mi forma de rezar tiene que estar en consonancia con mi forma de amar a los demás. Dios está primero en el corazón del otro, y ahí tengo que hacer mi ofrenda de paz y de amor.

¡Cuántas veces me quejo de los otros al rezar! Busco a Dios porque no sé amar bien a los hombres. Me aíslo. Busco una soledad que es un refugio, un escape. No quiero creerme mejor por estar dentro de la Iglesia, amparado.

Me gusta mirar a Jesús. En Él es todo uno y por eso tiene autoridad moral ante todos. Ama, reza, camina, cura, vive del mismo modo. Con el corazón, con compasión, obedeciendo al Padre, con libertad. Ama más allá de lo previsible, de lo lógico, del mínimo. Quiero caminar así por la vida.

Me gustaría pedirle a Jesús que me ayude a tener sus mismos sentimientos. A sentir como Él. Quiero vivir su compasión y su ternura. Quiero su delicadeza y respeto profundo a la vida del otro. Quiero vivir mi amor a Dios y a los demás del mismo modo. Es la armonía que sueño, que anhelo. Una armonía posible en el corazón de Jesús.

[1] Franz Jalics, Ejercicios de contemplación

Tags:
cristianismoequilibrioreligiosidad popular
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.