Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Descubre la muy humilde oración del rey Enrique VI de Inglaterra

Aleteia Francés - publicado el 16/02/17

Algunos de sus contemporáneos decían que tenía más cualidades para ser monje que rey

La Iglesia tiene tesoros espiritualidad magníficos. Entre ellos se encuentran las oraciones que los fieles recitan y meditan con fervor. Algunas son atemporales, como el Padrenuestro que el mismo Cristo enseñó a los Apóstoles. Otras vienen directamente de santos que pueblan el Reino de los Cielos…

Pero hay oraciones poco conocidas que deben ser descubiertas de nuevo. Esta es una de ellas, llamada «La oración del fundador», atribuida al rey Enrique VI de Inglaterra (1421-1471):

«Domine, Jesu Christe, qui me creasti, redemisti, et preordinasti ad hoc quod sum ; Tu scis quae de me facere vis ; fac de me secundum voluntatem tuam cum misericordia. Amen». «Señor, Jesucristo, que me creaste, redimiste y y predestinaste a ser lo que soy; Tú sabes lo que quieres hacer de mí; haz de mí según tu voluntad con misericordia. Amén».

¿Quién era Enrique VI?

Enrique VI es uno de esos reyes ingleses poco conocidos porque pocos hechos gloriosos marcaron su reinado. De la Casa de Lancastre, fue el único hijo del rey Enrique V y de su esposa, Catalina de Valois. Nacido el 6 de diciembre de 1421 en el castillo de Windsor, en una Inglaterra marcada por las batallas sangrantes con Francia, subió al trono de uno de los más prestigiosos reinos de la Edad Media a la edad de apenas nueve meses. Aunque no fue hasta noviembre de 1429 cuando Enrique VI fue consagrado rey de Inglaterra en la Abadía de Westminster. Dos años después, en diciembre de 1431, fue coronado rey de Francia en París, en la catedral de Notre Dame.

El cardenal de Beaufort y el conde de Suffolk propusieron concluir la demasiado larga Guerra de los Cien años entre Inglaterra y Francia por medio de una alianza. Entre todas las princesas del reino de Francia, la esposa para Enrique fue Margarita de Anjou, hija del rey René y de Isabel de Lorraine. De su unión nació Eduardo de Westminster, príncipe de Gales.

La fundación de Eton College y la gracia de una oración real

En una Inglaterra arruinada por las batallas, Enrique VI decidió dejar su huella para la posteridad a través de dos bellas fundaciones. En 1440 fundó el King’s College de Nuestra Señora de Eton cerca de Windsor (Eton College). En su origen, esta escuela debía acoger a 70 niños pobres que recibirían una educación gratuita. Después podrían entrar en la universidad del King’s College de Cambridge, que Enrique VI fundó en 1441.

Rey muy piadoso, Enrique VI daba mucha importancia al aspecto religioso. Al servicio de la capilla nombró a 10 sacerdotes, 10 capellanes, 16 cantantes de coro. Cada día debían celebrarse 14 misas, a las que se añadían las oraciones y misas por las almas del purgatorio. Además, la capilla debía acoger las reliquias de un fragmento de la vera cruz y de la santa corona de espinas para la veneración de los fieles.

Sin duda, este monarca inglés quería que su fundación fuera uno de los más altos lugares de piedad. Por eso, escribió «La «oración del fundador» para el acto de fundación del Eton College.

¿Y qué enseña esta oración?

Puede parecer simple a nuestra mirada «mortal», pero está llena de una grandeza que sólo los ojos de la fe pueden percibir. Hay que meditarla con todo el alma para disfrutar las riquezas de sus dones espirituales. Como un grito suplicante al cielo empieza con una llamada a Cristo, «Domine, Jesu Christe», y nos invita a preguntarnos sobre el sentido de nuestra existencia terrena.

En cada latido de nuestros corazones estamos destinados a hacer la voluntad de Dios. Esta oración nos recuerda que podemos confiar en Él y abandonarnos totalmente a Él. Intentando realizar su voluntad, nos acercaremos al corazón de quien es el camino, la verdad y la vida.

¿No es Él el Alpha y la Omega, el principio y el fin? Entonces dejemos que conduzca nuestras vidas. Dejémonos sencillamente guiar.


En música


Henry G. Ley y Gabriel Jackson sont dos compositores ingleses. Cada uno intenta a través de su talento dar una dimensión espiritual y meditativa a esta oración tan bonita.

Por Kevin Siao

Tags:
historiamúsicaoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
5
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
6
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
7
CHRISTOPHER COLUMBUS
Jaime Septién
América parece estar furiosa con su descubridor
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.