Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo mantener la paz en medio de la oscuridad de la vida?

© Andrés Navarro García

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/02/17

Me asusta la pobreza, y la vulnerabilidad, y la incertidumbre del camino...

Necesito más valor para dejar tantas cosas que me hacen cobarde. Me gustaría ser más niño. Muchas veces no veo a Jesús y desconfío, no creo en la victoria. Me dan miedo la vida y los problemas. No veo sus pasos junto a los míos. Su carne sosteniendo la mía. Escondido yo en su carne. Él en mi carne.

Quisiera ir más allá de mi fragilidad y tocar a Jesús. Romper los muros que no me dejan crecer. Pienso en Jesús pobre. Me da miedo ser pobre y endeble. Me asusta la pobreza y la vulnerabilidad. Acaricio su mano débil. Acaricia Él mis manos débiles. Me sobrepasa su amor que viene sobre mí.

Ya no estoy solo. Tan pequeño cabe entre mis manos. Surge del pan cuando consagro. Y sostengo su vida que a la vez me sostiene. Me veo tan frágil… Veo la verdad más honda de Jesús en ese misterio guardado. Pronuncio en silencio mi sí. De nuevo digo sí.

Me duele mi carne enferma. Mi soledad herida. Mi sangre perdida. Tengo miedo a la vida. Me abruma la incertidumbre del camino. En sus manos de Niño Dios confío. Puedo sostenerlo callado. Puedo amarlo más, mucho más. Aunque esté yo roto. Puedo. Puedo darlo todo. Y creer en lo imposible.

En la película The Little boy, un padre la dice a su hijo desde muy niño: “¿Crees que puedes hacer eso? ¿Crees que podemos hacer esto?”. Y juntos van haciendo grandes cosas. Así quiero levantarme yo cada mañana. Y oír de Jesús esa pregunta. Puedo. Sí, contigo puedo.

Una persona rezaba: “Quiero volver a ser niña, Jesús. Volver a creer. Ser inocente y pura. Alegre. Sin cargas de rencores. Sin creer que me lo sé todo o que la vida me debe algo. Quiero jugar y reírme de las cosas pequeñas. Como cuando era más niña y me lo creía todo. Me he acostumbrado a ser adulta. Calculo mis pasos. Exijo lo que no recibo. Pido lo que no tengo. No me quedo contenta con nada. Siempre espero más. Necesito agacharme para entrar por esa puerta pequeña de Belén. Más niña. Más pobre. Sin exigir tanto a la vida. Sorprendiéndome. Asombrándome. Sin tanto miedo a las consecuencias de todo”.

Me hago eco de las palabras de esta oración. A mí también me gustaría ser más pequeño. Para caber mejor en la herida de su costado abierto. Me sobran tantas cosas… Me quedo callado ante la noche.

Es mejor dar la vida que guardarla. Mejor arriesgar que conformarme. Claro que puedo hacerlo. Claro que puedo si Jesús va conmigo. Me hago más niño. Menos prudente. No llevo cuenta de los riesgos.

Me arrodillo ante la carne herida de Jesús. Me agacho lo suficiente como para entrar por esa puerta pequeña que me abre a su corazón de Padre. Adoro el misterio de Dios hecho carne. El mayor misterio que nunca ha existido. Vengo a adorar.

Quiero aprender a ser más niño. Quiero confiar más. Me duele el alma. Mi alma adulta. Quiero volver a nacer. Parece fácil pero no lo es. Hacerme niño de nuevo. Dejar mis ropas adultas. Dejarlas a la puerta de mi alma. Para dejar de ser rígido.

Me pesan mi coraza y mis seguros. Me duele romper mi armadura. Para abrir más mi alma. Quiero la inocencia perdida. Esa que antes tuve y ahora me falta. Quiero ser más ingenuo.

Decía el padre José Kentenich: “Para nosotros la mayor alabanza que se nos pueda hacer será decir que en nosotros hay algo de la ingenuidad de un niño”[1].

El mundo no valora la ingenuidad ni la inocencia. Creo que sólo si vivo de esa ingenuidad, sólo si soy niño ante Dios, podré vivir con paz en medio de la oscuridad de la vida.

Necesito volver a nacer para recuperar la inocencia que la vida ha herido en lo más hondo. Me duele el alma. Quiero llegar más alto. Tocar cielos más altos. Quiero creer que puedo, que es posible.

Porque Jesús va conmigo y me sostiene. Su mano levanta mis manos. Y sus pies dan fuerza a mis pasos. Me sostienen. Me levantan. Hacen que mi vida merezca siempre la pena. Sueño más hondo. Sueño con lo más grande.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
femiedo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.