Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 enero |
San Antonio Abad
home iconActualidad
line break icon

Felices sueños: Pequeños niños heridos

Tonio L. Alarcón - publicado el 10/02/17

A través de la adaptación de la autobiografía de un periodista italiano, Marco Bellocchio habla de heridas primarias y de la frustración de un país

Ser padre (o madre) no es cuestión solamente de proveer, de educar y de proteger –lo de amar lo doy por sentado–. También implica acompañar, en su sentido más amplio, a nuestro hijo, ofreciéndole nuestra presencia –aunque a veces parezcamos casi invisibles– mientras madura, hasta cuando parece que nos necesita menos, y que busca su propia autonomía. Porque quien crece sin ese sostén lo hace cojeando emocionalmente, con un vacío que, casi sin darse cuenta, intenta compensar –la mente humana siempre busca el equilibrio– incluso adoptando actitudes patológicas.

Es lo que le ocurrió al periodista Massimo Gramellini, cuya autobiografía adapta Marco Bellocchio en Felices sueños, cuando perdió a su madre a los nueve años: que bloqueó sus emociones, negándose a sí mismo sus sentimientos, hasta que, en su madurez, explotaron en forma de ataques de ansiedad.

A partir de ese bucle vital –y esa sensación de que, por mucho que aprendamos, por mucho que evolucionemos, en el fondo continuamos siendo los mismos niños perdidos que durante nuestra infancia– construye Bellocchio una historia que solamente aparenta estar construida de forma lineal.

Y es que, a medida que su protagonista, Massimo (Valerio Mastandrea), va averiguando lo que, en realidad, le ocurrió a su progenitora, el relato despliega rimas, reiteraciones de su pasado que evidencian que esa herida primaria –representada a través de la figura del villano de la serie francesa Belfegor, el fantasma del Louvre– está taponada, pero no cicatrizada.

De ahí la estructura circular del largometraje, que no tiene nada de caprichoso: en realidad, representa la inevitabilidad para Massimo de volver atrás, y comprenderse tanto a sí mismo como a su madre, para poder seguir adelante junto a su pareja, Elisa (Bérénice Bejo).

El propio Bellocchio apuntaba que, en cierta manera, Felices sueños es una especie de espejo de su primer largometraje, Las manos en los bolsillos: si allí retrataba a una madre egoísta, inmadura, incapaz de conectar con sus hijos, aquí le da a la progenitora (Barbara Ronchi) un hálito idealizado, casi mágico, que, sin embargo, igualmente deja marcado al personaje de Mastandrea por culpa de su súbita desaparición. Quizás, nos viene a decir el largometraje, también ella fue, al fin y al cabo, egoísta. Y puede que, como le ocurría a Liliana Gerace en la ópera prima del director, eso ponga sobre la mesa su humanidad, y por lo tanto, su naturaleza falible.

Por eso Massimo se convierte, en manos de Bellocchio, y por extensión debido a su traumática invalidez emocional, en una proyección de esa Italia cautiva de su propia inacción –resulta reveladora la secuencia ambientada en Sarajevo, en la que un fotógrafo de guerra altera la realidad sin que el protagonista haga nada por detenerle–, incapaz de rebelarse contra una situación social y política cada vez más irrespirable.

Sus conciudadanos, nos dice el director, están tan bloqueados como Massimo, y también necesitan frenar, tomar aire, y entender su propia naturaleza, y sus limitaciones, para superarlas y salir fortalecidos del envite.

Tags:
cinecine espiritual
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.