¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Sagrarios y custodias del mundo en los que se adora la Eucaristía

© Eddy Camejo
SONY DSC
Comparte

¡Gracias por compartir sus bellas imágenes!

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Luego de publicar un blog solicitando a los lectores de Aleteia fotos de los sagrarios de sus parroquias, me llené de dudas.¿Había hecho lo correcto?

Fui a preguntarle: “Buen Jesús, ¿hice bien con este artículo?”

Él no demora en responder.

Jesús es muy fino. Tierno. Amable. Y en ocasiones usa personas consentidas por Él para responder tus inquietudes de formas que nunca esperaste.

Les comparto este email para que comprendan.

“Estimado Claudio, va a sonar bastante curioso, pero creo que ni tú ni yo creemos en las casualidades. He estado asistiendo desde hace algunas semanas a un grupo de oración los días martes en la capilla del convento de las Hermanas Agustinas Recoletas del Sagrado Corazón de Jesús, en Los Teques-Venezuela. Allí tienen en custodia un milagro eucarístico que ocurrió hace veinticinco años en la finca Betania.

En diciembre me regalaron una cámara fotográfica que no había comenzado a usar hasta hace poco. El miércoles sentí una necesidad tremenda de subir a la capilla del convento a adorar al Santísimo y sentí que el Señor me decía que le tomara una fotografía. Tomé la cámara que me habían regalado, subí al convento y le pedí permiso a la Madre Superiora. Regularmente no permiten hacerlo, pero Ella me autorizó a que lo fotografiara siempre y cuando no utilizara el flash de la cámara.

Regreso a casa, un poco más tarde reviso las redes sociales y veo publicado tu artículo en el que pides que compartan contigo fotografías del Sagrario. Pues nada, aquí el Señor te envía estas fotos. Yo sólo fui su instrumento, porque creo que son para ti y para quien a bien tengas compartirlas”.


“¡Qué bueno eres Jesús!”,
pensé sorprendido, al terminar de leerlo.

Publicamos para ustedes algunas de las muchísimas fotos de los sagrarios que hemos recibido. Todos maravillosos. Bellísimos. Iremos publicando otras más adelante. 

Gracias por compartir. ¡Dios les bendiga!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.