Aleteia

Le iban a multar, y acabaron enseñándole a anudarse la corbata

Menomonie police department
Comparte

Uno de esos detalles de empatía y misericordia que nos hace mejores personas

Tiempo de exámenes, tiempo de finales. Todo se vuelve un caos, el tiempo vuela, cada segundo cuenta y quién no tuvo que correr alguna vez para no perder el turno por hacerse retrasado un poco.

Este fue el caso de Trevor Keener de Wisconsin, Estados Unidos, quien debía hacer una presentación académica formal y a última hora se dio cuenta que eso significaba que debía usar corbata. ¿El problema? No sabía hacer nudos de corbata.

Fue así que decidió ir a gran velocidad en su auto hasta la casa de un amigo para que le ayudara con su corbata. En medio del camino lo detuvo un oficial de policía, Martin Folczyck, por exceso de velocidad al conducir.

Trevor logró explicarle al oficial el motivo de su descuido: “Tengo que amarrarme una corbata. Tengo una presentación y pensé que mi amigo estaba en casa, pero no lo está y voy atrasado”.

Estaba en tal estado de exámenes finales que el oficial no pudo sino simpatizar con la causa.

“Mira, por qué no buscas tus papeles del seguro y tu licencia mientras yo hago esto. No es el mejor nudo, pero te servirá”, le constestó Martin.

“Mejor de lo que me hubiera quedado. Muchísimas gracias”, concluyó Trevor quien no solo se llevó una buena corbata anudada sino también una lección del parte del oficial Folczyck sobre los peligros de conducir a alta velocidad.

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.