Aleteia

Oración para rezar cuando necesitas desesperadamente una pausa

Tabeajaichhalt
Comparte

«Déjame entrar, Señor, sólo persigo pararme un rato, recobrar la calma…»

Déjame entrar, Señor, que tengo prisa,

que debo volver a un mundo apresurado,

inmerso en la ambición y en el pecado,

huérfano de la luz y de la risa.

 

Déjame entrar que mi dolor precisa

hacer un alto en el camino andado;

porque tengo, Señor, de tan cansado,

el gesto vago y la virtud remisa.

 

Déjame entrar, Señor, sólo persigo

pararme un rato, recobrar la calma,

pensar un poco y dialogar contigo.

 

Soy el mismo de ayer, tu viejo amigo,

déjame entrar a confortarme el alma

luego, Señor, cuando quieras, continúo.

Amén

 

Por Antonio Trujillo Téllez

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.