Aleteia

La asombrosa recuperación de Brianna después de 3 años en estado vegetativo

Comparte
Comenta

¿Un milagro del Cura Brochero?

La de Brianna es una historia de lucha y esperanza. Sufrió un paro cardio-respiratorio durante una cirugía en la piel cuanto tenía un año y ocho meses. Pese a que había ingresado al quirófano caminando, egresó en estado vegetativo, según consta en su historia clínica. Tres años después despertó, e inició hace menos de un año una asombrosa recuperación.

La historia de Brianna fue relatada por el diario cordobés (Argentina) La Voz del Interior y puede leerse desde su portal Día a Día. Aquel triste día, sus papás iniciaron un camino de titánico esfuerzo e insistencia que hoy da increíbles frutos.

Con Brianna con parálisis cerebral, primero se trató de conseguir la cobertura para poder realizar un tratamiento en un centro de rehabilitación, y luego las clases de equinoterapia. Los avances a partir del año pasado comenzaron a ser a pasos agigantados.

De la gran ilusión que fue ver a Brianna extender sus brazos para alcanzar unos muñecos, a escucharla decir el nombre de mamá y papá, a interactuar con niños en el colegio, a recibir un diploma y el reconocimiento de acompañar la bandera de la provincia por sus valores en el acto de fin de año. Poco a poco, va ganando fuerza en sus piernas, relata la crónica de La Voz. Ya se sienta sola y logra sostener su cabecita.

Sus papás creen que han tenido ayuda de san José Gabriel Cura Brochero. Es muy probable que así haya sido; el Santo Cura Gaucho tiene una relación muy intensa con los niños, y los dos milagros que han llevado a su beatificación y su canonización han involucrado la milagrosa curación de niños.

Según relató a Aleteia el papá, Carlos, a Brianna lograron quitarle el respirador artificial tras varios intentos fallidos el día de la beatificación del Cura Brochero, y el día de la canonización logró despertar por completo. Hoy Brianna habla, ve, y camina con andador ortopédico. La imagen del santo la acompañó durante toda su recuperación, y lo sigue haciendo.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día