Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 26 febrero |
Santa Paula Montal
home iconEspiritualidad
line break icon

Olvida el miedo a perder lo tuyo

Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/02/17

¿Cómo puedo disfrutar de la belleza si mi única preocupación es protegerme?

¿Estoy dando todo lo que puedo dar? ¿O puedo dar más? Miro a Jesús. Miro su rostro que me mira quieto. Su voz callada. Con ese silencio que me turba. Lo miro y temo quedarme vacío. Temo olvidarme de su paso. De su presencia. De su voz.

Viene para quedarse conmigo. Y yo no me lo tomo en serio. Sigo de largo. O vuelvo a sentirme como ese hijo mayor que todo lo juzga.

Una persona rezaba: “Sabes que no he sido tan generosa en mi entrega, que también allí me he buscado. Admiro y envidio a san Agustín, a san Francisco, a santa María Magdalena, a san Pablo. No sólo por saberse tan amados y por su gran santidad, sino porque una vez rescatados nunca miraron atrás, siempre corrieron hacia delante. Una vida antes, otra después. Pero yo una vez salvada, vuelvo una y otra vez sobre lo mismo. Por eso siempre me identifico con el pecador. He descubierto un nuevo pecado, me he sentido como el hermano mayor. Además de por sentirme mal por eso, quería agradecerte, Jesús, porque me has hecho crecer, viéndome allí plantada. Me has salvado de nuevo. Sé que lo olvidaré, que volveré a caer. Pero al menos ahora te doy gracias”.

Me gustaría tener esa honestidad para mirar así mi vida. Es la tentación de sentirme como ese hermano mayor que juzga, que nunca está contento, que siempre espera más reconocimiento, más premios, más halagos. Como si la vida consistiera en un sinfín de aplausos. En una cascada de felicitaciones.

Me da miedo buscarme cada día. Sentir que alguien me debe algo. Y que no son justas muchas de las cosas que me suceden.

Decía el papa Francisco: “¿Cómo puedo acogerme a Cristo si sólo pienso en mí mismo? ¿Cómo puedo disfrutar de la belleza de la Iglesia, si mi única preocupación es salvarme, protegerme y salir indemne de cada circunstancia? ¿Cómo puedo entusiasmarme con la aventura de la construcción del Reino de Dios si cada entusiasmo queda frenado por el miedo a perder alguna cosa mía?”.

Miedo a perder. Miedo a no recibir. El deseo de salir siempre bien parado. El anhelo de no sufrir nunca ningún daño.

Jesús sufre indefensión, soledad, olvido, abandono, despreocupación. Y yo quiero ser cuidado, recordado, salvado. Y siento como ese hermano mayor tan olvidado que no soy tomado en serio.

Pienso entonces que Jesús no nace para mí. Nace para otros. Para los que triunfan y destacan. Para los que progresan en la vida. Y necesito de nuevo la conversión. Para no pensar tanto en mí, en mi seguridad.

Yo me protejo y huyo. Huyo de los enredos, del trabajo, de la vida. Huyo del peligro. De la incomprensión. Del desamor. Busco la seguridad y la protección. Donde no puedan hacerme daño. A veces mi cristianismo ha perdido fuerza. Se ha aguado con el paso del tiempo.

Olvido que Jesús tomó mi alma en sus manos para hacerla nueva, para hacerme niño. Y ya no recuerdo lo que puede hacer conmigo si le dejo hacer. Ya no creo en su protección. No me fío de sus palabras y promesas. Como si dudara de todo.

Y recuerdo las palabras que leía: “Nuestro tránsito por la vida, con su sufrimiento y con la muerte, no es más que un camino de retorno a Dios. En lo más profundo de nuestra alma sentimos que no somos más que peregrinos. Algo dentro de nosotros nos dice que Dios mismo es nuestro hogar. Nos asegura que Dios nos espera como el padre espera al hijo pródigo”[1].

Estoy de paso. No necesito asegurarlo todo en esta vida tan frágil. No conozco mi último día. Pero tengo que vivir sin miedo cada día, el que tengo delante. Sin juzgar a nadie. Dando con alegría lo que me han dado de forma gratuita. Abriendo mis manos sin miedo. Sosteniendo a muchos.

Dios viene a sacarme de mi comodidad, de mi mundo, para hacerme alimento para otros, hogar para muchos. Ese Dios todopoderoso se ha hecho pobre e impotente como yo. Se ha puesto en mi lugar, en mis zapatos. Ha sentido mis miedos, sufrido mis vacíos, amado mi vida, acariciado mis deseos.

Jesús me hace empatía para otros. Sólo Él me hace capaz de un amor imposible que da la vida por otros sin miedo, sin buscarse. Así quiero vivir yo. Con esa generosidad imposible. Sin temer la pérdida, sin sufrir por los vacíos.

[1] Francisco Jalics, El camino de la contemplación

Tags:
miedoseguridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
2
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.