Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Melanie. The Girl with all the Gifts: ¿Es posible hacer humanos a los zombies?

Comparte

Una curiosa película de zombis cuyo interés reside en su planteamiento sobre la educación

Ahora que los muertos vivientes parece que han sido admitidos por Hollywood (Guerra mundial Z) hacer una película de zombis ya no es tan raro. Hace unos años a uno lo mandaban a los suburbios de la industria si se atrevía a rodar una de muertos vivientes pero ahora en cambio hasta está bien visto.

De hecho, que un consumado director de televisión como Colm McCarthy, que ha firmado episodios de ficciones como Ripper Street o Sherlock elija una película de zombis para darse a conocer en el mundo del largometraje da qué pensar. Lo lógico es que si uno quiere que lo tengan en cuenta se meta con algo por lo que no te vayan a ir señalando por la calle. Sin embargo el cine de zombis ya no es un marginado del sistema, ahora con los muertos vivientes se pueden hace superproducciones y hasta cine independiente.

En realidad el cine de muertos vivientes siempre ha sido independiente pero no nos vamos a enredar en el tema. El caso es que McCarthy eligió para su presentación en sociedad una novela de Mike Carey, un consumado escritor de comics, novelas y alguna serie de televisión que eligió a los zombis para hablarnos del hombre y de la sociedad. En realidad no hay nada de nuevo detrás de la propuesta aunque la forma en la que se expone y alguna puntualización en su discurso hagan de Melanie. The Girl With All the Gifts una cinta sensiblemente diferente a lo que une puede esperar del género.

La película de McCarthy nos sitúa en un futuro no muy lejano en el que una pandemia zombi domina buena parte del planeta. Nada nuevo, ¿verdad? Cierto, pero si han llegado hasta aquí, sigan leyendo. Resulta que existe una especie híbrida, mitad persona corriente y moliente, mitad zombi devorador de carne. Con estos individuos, en realidad, no hay grandes problemas, se comportan como gente normal e incluso se puede hablar con ellos de Nietzsche, Freud o los hermanos Marx, siempre y cuando no tengan hambre o no reciban determinados estímulos como el olor a carne humana. Para evitar situaciones embarazosas, los humanos se echan una crema para disimular el olor corporal del ser humano.

En esta situación, los que son mitad zombis, mitad humanos, son niños a los que se les está educando a comportarse como seres humanos. En realidad, Melanie. The Girl With All the Gifts gira en torno a ese concepto, el de la educación. De hecho, tal es así que el film de McCarthy, pese a respetar determinados tópicos del cine de zombi e incluso añadir algún que otro curioso matiz (la variante botánica tiene su gracia) termina pareciéndose muy poco a una película de muertos vivientes. Seguramente por esto Melanie. The Girl With All the Giftslo lo va a tener complicado a la hora de encontrar su público. Seguramente decepcione a los fans del género pero me extraña que los que rechazan a los zombis se acerquen a verla y aunque es ambas cosas, al final creo que no es ni una cosa ni otra.

Melanie. The Girl With All the Gifts es una película interesante que pone el acento en una cuestión sobre la que ninguna otra película de muertos vivientes lo había puesto. Como hemos dicho antes, la educación. ¿Se puede cambiar un comportamiento instintivo, visceral, a través de la educación? Eso plantea Melanie. The Girl With All the Gifts, lo que no es moco de pavo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.