Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué tiene que ver Dios con el vino y la cerveza? ¿Y con el brindis?

Shutterstock / Ievgenii Meyer

Lucandrea Massaro - publicado el 01/02/17

El brindis es un antiguo gesto adoptado por los cristianos y transformado en lo que hoy conocemos pero no es sólo eso…

Se brinda cuando se está feliz, se brinda para celebrar un evento, se brinda para recordar a un amigo o a un pariente que ya no está. Los momentos más importantes de la vida se hacen con un vaso en la mano, sea de vino o de cerveza.

Y no es casualidad que los procesos de fermentación o de vinificación sean tan antiguos y que hayan sido a menudo los monjes quienes los perfeccionaran en varias partes de Europa.

Rino Cammilleri en su blog comparte esta breve cita:

“El ritual del brindis, un gesto tan antiguo casi como el beber, de profundas raíces religiosas. En su origen, la “libación” consistía, además de pronunciar invocaciones a la divinidad, en ofrecer a los dioses el primer sorbo de la bebida. Según algunas fuentes, el hábito de chocar las copas es una invención cristiana, pues su tintineo evoca el sonido capaz de alejar a los demonios de las campanas de la iglesia” (Michael P. Foley, Drinking with the Saints, 2015).

En seguida vienen a la mente los pasajes de la Biblia del libro de los Números (capítulo 2), donde los abundantes catadores son prescritos a los judíos en los rituales que honran a Dios.

Pero además de esto, sinceramente, me vienen a la mente citas de Chesterton:

“El gran problema (habla de prohibicionismo) es que mezclamos causa y efecto. Son dos modos de beber. Si uno es feliz, bebe para expresar su alegría. Este es un buen beber. Pero está también el caso de quien es tan infeliz que bebe para buscar la felicidad. Y no se llega a la raíz del problema haciendo que deje de beber. Para llegar a la raíz, debe cambiar el sistema industrial que lo vuelve infeliz. No es sólo una cuestión de distribuir mejor la riqueza, aunque esto ayudaría. Además, tenemos que conservar las viejas costumbres, los bailes, las canciones, las creencias: las cosas que mantenían feliz al hombre antes que naciera la industria moderna”.

Chesterton recapitula brevemente la cuestión también en el libro Herejes, publicado en 1905:

Sobre nosotros ha estallado con cierta virulencia una

nueva moral relacionada con el problema de la bebida;

y los entusiastas en el asunto van desde el hombre que

a las 12.30 ya es violentamente expulsado del pub por

culpa de su estado de embriaguez hasta la mujer que

destroza las barras de los bares con un hacha. En estas

discusiones, casi siempre se piensa que una posición

sensata y moderada pasa por decir que el vino y demás

licores deberían tomarse sólo como medicina. Y yo me

atrevo a disentir de ello con especial ferocidad. La única

manera verdaderamente peligrosa e inmoral de beber

vino es considerarlo una medicina. […]

Lo sensato en este asunto parece ser, como sucede

con tantas cosas sensatas, una paradoja. Bebe porque

eres feliz, pero nunca si eres desgraciado. No bebas

nunca si te sientes mal por no beber, o serás como esos

bebedores de ginebra de los tugurios, que tienen la cara

gris. En cambio, bebe si fueras feliz sin beber, y serás

como el risueño campesino italiano.

Beber en sí mismo no es malo, incluso ese poco de embriaguez que a veces se siente no es otra cosa que un exceso momentáneo si no se intercambia la botella con la fuente de la felicidad. Quien es feliz sin la botella lo será también con un par de cervezas o dos vasos de un buen vino tinto.

Hoy nos quisieran hacer dejar de beber en lugar de enseñarnos a beber. La moderación es lo contrario tanto del exceso como de la privación a toda costa. Aquí no se habla de un sacrificio momentáneo, útil y también edificante, sino de la idea de que beber hace mal por sí mismo para cualquier malsana forma de salud obsesiva.

Jesús, de hecho, comenzó su ministerio público en un matrimonio cuando el vino se había terminado. ¿Querrá decir algo no? Dios frente a la tristeza interviene siempre, y un matrimonio (acto gozoso) no puede funcionar sin aflojar un poco la tensión…

¿Qué nos asusta hoy si no los excesos a los que los jóvenes –13 y 14 años borrachos el sábado por la noche– se enfrentan, las bebidas alcohólicas que se beben como agua fresca, es decir, sin criterio, sin gusto y en realidad sin verdadera alegría? Pero entonces, hay que enseñar esta alegría a los hijos. Y explicarles que hay un tiempo para cada cosa como dice el Eclesiastés…

San Arnulfo de Metz, decía: “La cerveza llegó al mundo por el sudor del hombre y por el amor de Dios”. Y G. K. Chesterton en Ortodoxia: “Deberíamos agradecer a Dios por la cerveza y el Bordeaux no bebiéndolos en exceso”.

En otras palabras, mostremos nuestra gratitud a Dios por el vino y la cerveza gozando de estas cosas, con alegría y en buena compañía, pero sin excedernos. Cada persona debe juzgar lo que es para sí un exceso. Finalmente, también para beber hay una manera católica (gozar) y una “del mundo” (consumo)…

Tags:
alcoholalegriacatolicismodiosequilibriofelicidadG.K. Chesteron
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.