Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
San Félix III, papa
home iconDesde Roma
line break icon

Francisco: aprendamos a vivir esperando, como una mujer embarazada

Vatican Insider - publicado el 01/02/17

«Cuando una mujer se da cuenta de que está embarazada, cada día aprende a vivir esperando ver la mirada de ese niño que vendrá. También nosotros debemos aprender de estas esperas humanas y vivir esperando ver al Señor, volver a encontrar al Señor. No es fácil, pero se aprende». Papa Francisco recurrió a esta analogía, prosiguiendo con el ciclo de catequesis dedicado a la esperanza cristiana durante en la audiencia general de los miércoles, y recordó que San Pablo invitaba a las primeras comunidades a ponerse la «esperanza de la salvación» como un «yelmo» frente a los «temores y a las perplejidades», empezando por el miedo a la muerte que tenemos todos: «Me viene a la memoria un viejito —dijo al respecto— que decía: “¡Yo no tengo miedo de la muerte, tengo un poco de miedo de verla venir!”».  

«En las catequesis pasadas hemos comenzado nuestro recorrido sobre el tema de la esperanza releyendo en esta perspectiva algunas páginas del Antiguo Testamento. Ahora queremos sacar a la luz el alcance extraordinario que esta virtud asume en el Nuevo Testamento, cuando encuentra la novedad representada por Jesucristo», comenzó el Papa argentino. Y subrayó que «nosotros, los cristianos, somos mujeres y hombres de esperanza». 

Jorge Mario Bergoglio reflexionó sobre la Primera carta de San Pablo a la comunidad de los Tesalonicenses, a la cual el apóstol trata de hacer comprender «todos los efectos y las consecuencias» que la resurrección de Jesús, que había sucedido poco tiempo antes, tiene en «la historia» y en «la vida de cada uno». En particular, recordó Papa Francisco, «la dificultad de la comunidad no era tanto reconocer la resurrección de Jesús, todos creían en ella, sino creer en la resurrección de los muertos. Jesús resucitó, pero los muertos… se les hacía un poco difícil». En este sentido, esta carta se revela de enorme actualidad, porque, «cada vez que nos encontramos frente a nuestra muerte, o a la de una persona querida, sentimos —prosiguió Francisco— que nuestra fe es puesta a prueba. Surgen todas nuestras dudas, toda nuestra fragilidad, y nos preguntamos: “¿De verdad existirá la vida después de la muerte…? ¿Podré volve a ver y abrazar a las personas que he amado…?”. Esta pregunta me la hizo una señora hace pocos días en una audiencia: ¿me encontraré con los míos? Una duda… También nosotros, en el contexto actual, necesitamos volver a la raíz y a los fundamentos de nuestra fe, para cobrar conciencia de todo lo que Dios ha operado por nosotros en Jesucristo y qué significa nuestra muerte. Todos tenemos un poco de miedo de la muerte por esta incertidumbre. Me viene a la memoria un viejito, bueno que decía: “¡Yo no tengo miedo de la muerte, tengo un poco de miedo de verla venir!”». 

San Pablo, prosiguió el Papa, «frente a los temores y a las perplejidades de la comunidad, invita a mantener firme sobre la cabeza, como un yelmo, sobre todo en las pruebas y en los momentos más difíciles de nuestra vida, “la esperanza de la salvación”. Es un yelmo. Esto es lo que es la esperanza cristiana. Cuando se habla de esperanza, podemos tender a entenderla según la acepción común del término, es decir en referencia a algo bello que deseamos, pero que puede realizarse o no: esperamos… como un deseo… se dice, por ejemplo: “¡Espero que mañana haga buen tiempo!”, pero sabemos que al día siguiente puede haber mal tiempo… La esperanza cristiana —insistió el Papa— no es así. La esperanza cristiana es la espera de algo que ya se ha cumplido: allí está la puerta, yo espero llegar a la puerta, ¿qué debo hacer? Caminar hacia la puerta. Así es la esperanza cristiana: tener la certeza de que yo estoy en camino hacia algo que existe, no hacia algo que me gustaría que fuera, algo que ciertamente se realizará para cada uno de nosotros. También nuestra resurrección y la de los queridos difuntos, pues, no es una cosa que podrá suceder o no, sino que es una realidad cierta, puesto que está arraigada en el evento de la resurrección de Cristo. Esperar, pues, significa aprender a vivir esperando. Cuando una mujer se da cuenta de que está embarazada —explicó Jorge Mario Bergoglio—, cada día aprende a vivir esperando ver la mirada de ese niño que vendrá. También nosotros debemos aprender de estas esperas humanas y vivir esperando ver al Señor, encontrar al Señor. Esto no es fácil, pero se aprende». Pero, añadió, implica «un corazón humilde, pobre: solo un pobre sabe esperar. Quien ya está lleno de sí y de sus posesiones no sabe volver a poner la propia confianza en nadie más sino en sí mismo». 

El Papa concluyó la catequesis invitando a los fieles presentes en el Aula Pablo VI a repetir tres veces una expresión utilizada por San Pablo en la carta citada, una frase que «a mí me toca mucho el corazón»: «Y así, por siempre, estaremos con el Señor»: «Todo pasa, pero después de la muerte por siempre estaremos con el Señor», continuó el Papa, «y allá, con el Señor, nos encontraremos». 

Después de la catequesis, el Papa saludó, en particular, a una delegación del Movimiento Católico Mundial por el Clima que participó en la audiencia: «y les agradezco por el compromiso de cuidar nuestra casa común en estos tiempos de grave crisis socio-ambiental. Animo a seguir teniendo las redes para que las Iglesias locales respondan con determinación al grito de la tierra y al grito de los pobres».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.