Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
La Virgen de las Nieves
home iconEstilo de vida
line break icon

Tres cosas que deberías saber sobre la sexualidad

Alessandro Saponi-cc

Lourdes Illán - publicado el 30/01/17

Ofrecemos desde hoy cada lunes una columna sobre sexualidad de la terapeuta Lourdes Illán

¿Qué es la sexualidad? Esta es una pregunta que todavía hoy, en el siglo XXI, y con los tiempos que corren, a muchos nos cuesta contestar.

La sexualidad nos interesa a todos, pero nos cuesta muchísimo hablar de ella, incluso tener un concepto claro y completo de lo que es en realidad.

La sexualidad es una fuerza íntima que está presente desde aquel maravilloso momento en el que se inició nuestra vida y nos acompañara a lo largo de toda nuestra existencia. Nos marca como diferentes, hombre o mujer, a todos los niveles, e irá evolucionando y madurando como una faceta más de nuestra persona.

Está presente en todas las esferas de nuestro ser. A nivel físico marca unas diferencias claras y evidentes entre los dos sexos. Pero estas diferencias serían las más externas, las más visibles. No podemos pasar por alto aquellas diferencias a niveles más profundos e íntimos, aquellas que se dan a nivel psicológico, emocional y espiritual.

La humanidad ha pasado más de un siglo luchando por igualar al hombre y a la mujer. Y esta lucha por la dignidad de la mujer no nos debe confundir. No somos iguales. Somos profundamente distintos. Y esto lo debemos ver como un regalo que cada uno aporta al otro. Nos enriquece, y hace que valoremos más al otro, porque es alguien distinto a mí, es un misterio que tengo que aprender a descubrir, a desentrañar, a comprender, a valorar y a amar.

La sexualidad no es solo el sexo

La sexualidad tiene un carácter evolutivo y dinámico en la persona. Como he comentado al principio, está presente desde el comienzo de nuestra existencia y a lo largo de la vida ira madurando con nosotros.

El primero en afirmarlo fue Freud, y levantó muchísimo revuelo en aquel momento en que la sexualidad sólo se asociaba al sexo, a la genitalidad, a la capacidad de procrear… ¿Cómo afirmar que las personas tenían sexualidad siendo niños y que ésta iba madurando con la persona?

Además se atrevió a decir que los trastornos o disfunciones sexuales estaban ligados a trastornos psicológicos y viceversa. Esta relación, que para la mayoría de los psicólogos de hoy es algo totalmente asumido, en aquel momento fue escandalosa. Pero todavía hay muchas personas que tristemente siguen ancladas en esta concepción reduccionista de la sexualidad.

La sexualidad madura con la persona

Ese bebé, centrado en sí mismo y que sólo pide y a veces exige, que se cubran todas sus necesidades físicas, intelectuales, emocionales y afectivas, tiene que madurar a lo largo de su vida, y ser capaz de salir de sí mismo para ir al encuentro del otro. Deberá abandonar ese egocentrismo inicial para llegar al altruísmo, a ser capaz de hacer algo por alguien sin esperar nada a cambio.

Esto, que ocurre a nivel social, intelectual, emocional, afectivo y espiritual, ocurre también a nivel sexual, y concretamente, en aquel aspecto más íntimo de nuestra sexualidad: la genitalidad. La persona pasa por etapas en las que inicialmente está centrada en sí misma, en el conocimiento de su propio cuerpo, en todas las sensaciones y descubrimientos que sobre él hace. Son etapas en las que la conducta típica suele ser autoerótica. No busca ni necesita a nadie para compartir todo ese mundo de sensaciones nuevas.

El sexo no es sólo reproducción

La genitalidad también madura para ir al encuentro del otro. Es cierto que una de sus funciones es dotarnos de una capacidad para reproducirnos, para perpetuar la especie, cubriendo así nuestro deseo de trascendencia.

Pero ese instinto que en los animales se ve tan claro, perpetuar la especie, en el ser humano es mucho más. Lo que humaniza la sexualidad es su capacidad de comunicación y de encuentro. Cuando la genitalidad, que es la forma de expresión más íntima y más plena de la sexualidad, se hace portadora y expresión del amor, es cuando la sexualidad verdaderamente se humaniza, se engrandece y se dignifica.

Lourdes Illán es Psicóloga, máster en Psicología clínica y en Terapia sexual y de pareja

Tags:
psicología positivasalud sexualsexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.