Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esta es la mejor historia sobre cómo lidiar con un berrinche del niño en el súper

Comparte

¿Cuál es la mejor manera de "superar la tormenta" en una situación de estas?

¿Cuántas veces has ido al supermercado con tu hijo y pasaste minutos de intensos pedidos y hasta rabietas para que le compraras esto o aquello?

O incluso, ¿cuántas veces has visto a un niño pataleando en el pasillo de los dulces y dejando a sus padres totalmente avergonzados?

¿Cuál es la mejor manera de lidiar con un niño en una situación de esas?

Bien, el abuelo de la historia a continuación tuvo una actitud de profunda calma al punto de sorprender a una mujer en el supermercado y hasta ser elogiado.

Mira lo que hizo:

Una mujer en un supermercado se sorprendió con un abuelo y su nieto rebelde de tres años de edad.

Era obvio para ella que el señor tenía las manos llenas, con el niño gritando por dulces en el pasillo de los dulces, por galletas en el pasillo de las galletas o incluso fruta, cereales y refrigerantes en sus respectivos pasillos.

Mientra tanto, el señor buscaba una solución, diciendo continuamente en voz controlada:

– “Calma, Albert, no vamos a tardar. Calma muchacho”.

Entonces vino otra explosión y la mujer le oyó decir tranquilamente: “Todo está bien, Albert. Sólo dos minutos más y salimos de aquí. Espera un poco, chico”

En la caja, el pequeño horror empezó a sacar las cosas del carrito y el abuelo le dijo, nuevamente con voz tranquila:

– “Albert, Albert, relátate amigo. No te enojes. Estaremos en casa en cinco minutos. Tranquilo, Albert”.

Muy impresionada, la mujer salió del súper y se acercó al señor que llevaba sus víveres y al niño en el carrito:

– “Sabe, señor, no es de mi incumbencia, pero usted se portó increíblemente allá dentro. No se cómo lo ha hecho. Todo este tiempo, usted mantuvo la compostura y no importó cuán alto y perturbador él fue, usted siguió tranquilamente diciéndole que las cosas saldrían bien. Albert tiene mucha suerte de tenerlo como abuelo”.

– “Gracias, señora” – Dijo el señor. – “Pero yo soy Albert, el nombre del pequeño terror es Steve”.

¿Qué pensaste de esta solución? ¿Alguna semejanza con la realidad?

¡Comparte con tus amigos!

(Traducción del inglés al portugués brightside.me. Por Awebic)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.