Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 24 octubre |
San Antonio María Claret
Aleteia logo
home iconA Fondo
line break icon

Los cinco retos a resolver por Europa en la era Trump

© DR

Salvador Aragonés - publicado el 28/01/17

El reto de los populismo y micronacionalismos

La globalización, la crisis económica reciente, los criterios excesivamente tecnocráticos en la gestión de la Unión Europea ha hecho surgir los populismos en el interior de los estados y los “micronacionalismos” (como los llama el historiador Stanley G. Payne), o sea los partidos nacionalistas e independentistas de territorios regionales o pequeños dentro de los estados europeos.

Los populismos no atienden a razones y caen en un fundamentalismo del todo o nada que es muy peligroso si alcanzan el poder en un Estado. El primer daño lo hace a sus seguidores porque les ha cegado la razón, la capacidad de razonar como un ser humano normal, y después dañan a toda la sociedad porque pretenden gobernar con la sinrazón.

Dicho esto, Europa sufre una crisis de identidad en sus instituciones. No entusiasman a nadie. Los ciudadanos ven que Europa carece de alma propia. Europa es un tinglado económico y un entramado de intereses que políticamente no funciona.

En Europa abundan los particularismos, pues hay zonas donde la gente vive alrededor del campanario de su pueblo o región. Las guerras que a lo largo de su historia han surcado los territorios de Europa son innumerables, y a veces por cosas muy baladíes utilizando casi siempre la religión o los particularismos regionales.

En el siglo XX Europa ha sido escenario de dos guerras mundiales, con millones de muertos. En ese siglo tuvieron lugar guerras civiles, imperialismos en el Centro, el Este y el Sur, totalitarismos de todos los colores, desde los nazismos y fascismos hasta el comunismo que abarcó casi un siglo en Rusia. En los últimos mil años Europa ha dominado al mundo y no ha cesado de mantener largas guerras como la guerra de los Cien Años (franco-inglesa, que terminó con santa Juana de Arco) o la Guerra de los Treinta Años (que terminó con la Paz de Westfalia firmada por todas las potencias del continente más Gran Bretaña).

Ahora, tras la segunda Guerra Mundial, Europa vive una era de paz como nunca había tenido (hace más de 50 años que no hay guerras, si exceptuamos la guerra de los Balcanes y la de Ucrania).

La crisis económica, junto a la falta de valores de convivencia, ha hecho resurgir los nacionalismos e independentismos consecuencia de heridas de las guerras ni cicatrizadas y de los tratados de paz posteriores que han afectado a las fronteras de todos los estados.

Estos nacionalismos e independentismos los encontramos en Dinamarca (Islas Feroe), Alemania (Baviera, Bohemia y Schleswig-Holstein), Italia (Véneto, Sudtirol, Padania, Cerdeña), España (País Vasco, Cataluña y Galicia), Francia (Normandía, Bretaña, Córcega y Alsacia), Bélgica (Flandes), Gran Bretaña (Escocia y Gales), Polonia (Silesia), Rumanía (Transilvania, Transnitria, Moldavia), Finlandia (Karelia), por no decir todos los pueblos y pequeños estados que circundan Rusia y que aspiran a su independencia.

Con el mapa de Europa delante, muy pocos son los estados europeos que se salvan de grupos independentistas territoriales, que de lograr esta independencia deseada Europa tendría alrededor de 80 estados-nación, y más de un centenar de lenguas. Por esta razón, los estados europeos no quieren estos nacionalismos, pero al mismo tiempo no pueden ignorar que son la expresión de pueblos –en buena parte los de mayor renta per cápita de los estados—que se reafirman en su cultura y sus tradiciones, contra la globalización que los quiere silenciar o ahogar.

Europa en estos momentos no está contenta consigo misma y tiene cinco retos que afrontar:

  1. Hacer sus instituciones más cercanas a los pueblos.
  2. Volver a sus valores-raíces judeo-cristianas y no darles la espalda como hasta ahora.
  3. Favorecer posiciones que se alejen del nihilismo, del hedonismo, del individualismo y del relativismo filosófico y moral, lo que se combate con un mayor apoyo a las familias, a los hijos (Europa tiene una fuerte carencia demográfica) y a los mayores, y con políticas de acogida para los refugiados e inmigrantes, es decir los valores judeo-cristianos.
  4.  Hacer compatible la globalización con las tradiciones de los pueblos.
  5. Europa se enfrenta también ante una amenaza tras la elección de Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos, como se enfrentan China y buena parte de América Latina. Europa ya no será el epicentro del mundo, el cual se ha desplazado al Pacífico donde están las grandes potencias (China, Estados Unidos, Rusia, Japón, Corea y en parte la India). Los pequeños estados de Europa, aunque bien pertrechados económicamente, no pueden hacer frente por sí solos al reto que les ponen las grandes potencias y necesitan la unión de los pueblos.

Esta unión implicará una política exterior y de defensa común hasta ahora ignorada postergada por los estados europeos, que vivían a la sombra de la potencia militar de los Estados Unidos, cosa que Donald Trump ya ha dicho que cortaría reorganizando la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Así las políticas exteriores y de defensa caerán bajo los presupuestos europeos, pero los estados tienen políticas exteriores distintas en función de sus coordenadas y legados históricos.

Y por último, el conflicto del Oriente Medio ¿cómo seguirá? Está claro que Washington apoyará al estado de Israel (de no confundir con el pueblo judío que es más grande y más plural) y entonces ¿qué papel deberá jugar la política exterior y de defensa de Europa? Y otra pegunta ¿cómo serán las relaciones Europa-Rusia? ¿Qué pasará en los Balcanes, el Báltico y Ucrania? Y también muy importante ¿qué será de Turquía?

Tags:
europanacionalismopolíticasociedadTrump
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
5
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.