¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Sírvame un “café sucio”, por favor: estilo de vida ecológico, en una receta

ma.paoladaud
Comparte

Un dulce sencillo y fácil que te sorprenderá

El otro día salí por un dulce, después de almorzar, a mi cafetería y pastelería favorita. Estaba indecisa en qué pedir ese día, cuando vi que en una mesa servían un postre que parecía delicioso. Entonces le dije a la joven muy simpática que atiende allí… yo también quiero uno de esos, se ve delicioso. Y si, de hecho era delicioso.

Cuando fui a pagar, la joven me preguntó si me había gustado. Le contesté: por supuesto, riquísimo, pero ¿cómo se llama para pedirlo de nuevo? A mi sorpresa me respondió: ¡Eh!, ¡le llamamos café sucio!, y reímos las dos.

Llena de curiosidad, le pregunté la razón de ese nombre. Y dijo que le llaman así, porque es un café al que le ponen un poco de sobras, migajas de galletitas, crema chantilly, almendras picadas, etc.

Excelente, pensé, una buena forma de no derrochar la comida, y todos lo podemos hacer en casa.

Aquí les paso la receta del “café sucio” que me tomé ese día:

Para una taza de té o mug

Café expreso

Una cucharada de helado de tiramisú

Migajas y galletitas rotas

Almendras trituradas

Una cucharadita de Nutella

Crema chantilly o nata montada

Cacao en polvo para decorar

¿Qué les parece? En casa podemos usar la imaginación y usar lo que nos sobra, seguramente saldrán otras delicias y estaríamos muy contentos si nos comparten sus recetas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.