¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Holanda: Le administran la eutanasia sin su consentimiento

Comparte

Una mujer octogenaria y con Alzheimer se rebela contra la inyección. Aun así, se la inyectan y muere

A una mujer octogenaria, que padecía Alzheimer se le inyectó una dosis letal. Se le practicó el suicidio asistido sin su permiso. Así lo afirma la Comisión para la Eutanasia en Holanda, que explica que aunque el doctor consideró que la mujer vivía en “sufrimiento innecesario”, por encontrarse “triste” (padecía alzheimer), ella misma había pedido que se le administrara cuando “encuentre el momento adecuado para solicitarlo”.

Según explican, mientras estaba durmiendo el doctor intentó inyectarle una dosis, pero ella le empujó mostrando una actitud negativa. Aún así, el doctor continuó con el proceso y la mujer falleció.

La Comisión añade que nada hacía suponer que la paciente quisiera morir en ese momento y califican el proceso de “traumático”.

En Holanda la Eutanasia es legal desde el año 2002 y requiere de unos requisitos:  la autorización expresa y voluntaria y la opinión de tres médicos. No siempre se cumplen.

El miedo a recibir la eutanasia sin consentimiento también llegó a Canadá. Allí Christine Nagel, una abuela de 81 años de Calgary acaba de tatuarse en su brazo la frase ‘Don’t euthanize me’, es decir, ‘No me eutanasiéis’. No le faltaba razón.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.