Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Teresa de Jesús
Aleteia logo
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco y la unidad: «Rezar juntos, anunciar juntos, amar y servir juntos»

© ALESSIA GIULIANI/CPP

© ALESSIA GIULIANI/CPP

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 26/01/17

Homilía en la conclusión de la 50º Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

El Papa Francisco explicó que la reconciliación es un regalo de Dios que no llegará sin sacrificio. Unidad que necesita de superar la auto referencialidad y de la humildad que nace de aprender los unos de los otros.

Así, en la tarde del 25 de enero de 2017, el Pontífice presidía la celebración de las II Vísperas de la Solemnidad de la Conversión de San Paolo Apóstol en la conclusión de la 50º Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos bajo el tema: el amor de Cristo nos impulsa hacia la reconciliación (Cfr. 2 Corintios 5: 14-20).

El Papa implícitamente responde a los que se rasgan las vestiduras y acusan el ecumenismo de ir contra la doctrina, la liturgia y la moral cristiana. Aquellos que consideran la búsqueda de la unidad cristiana como producto del ‘relativismo’, de una nueva ‘herejía’ y de una rendición al ‘modernismo’; criticas que viajan por redes sociales y medios de comunicación, incluso católicos.

En el camino del Concilio Vaticano II, Francisco hizo un llamamiento a la “auténtica reconciliación entre los cristianos” que llegará “cuando sepamos reconocer los dones de los demás y seamos capaces, con humildad y docilidad, de aprender unos de otros, sin esperar que sean los demás los que aprendan antes de nosotros”.

La ocasión para esta reflexión fue la celebración del encuentro del apóstol Pablo con Jesús en el camino de Damasco que transformó radicalmente la vida del santo. Él “abandona sus propias fuerzas” y experimenta “el perdón, la confianza y el consuelo” en Cristo.

Los cristianos que confían en el Maestro. Eso significa que “mirar hacia atrás es muy útil y necesario para purificar la memoria, pero detenerse en el pasado, persistiendo en recordar los males padecidos y cometidos, y juzgando sólo con parámetros humanos, puede paralizar e impedir que se viva el presente”.

Morir para vivir en Cristo

Francisco animó desde la Palabra de Dios “a sacar fuerzas de la memoria para recordar lo recibido del Señor”.

Los cristianos que quieren ser concretos están invitados a proyectarse en el ecumenismo de la sangre y de la caridad.

Por eso, el Papa evocó a los cristianos perseguidos: “hermanos y hermanas que, tanto ayer como hoy, están unidos en el sufrimiento por el nombre Jesús”.

“Aprovechemos todas las oportunidades que la Providencia nos ofrece para rezar juntos, anunciar juntos, amar y servir juntos, especialmente a los más pobres y abandonados”, insistió.

Reconciliación que ofrece Cristo

Desde el inicio de la celebración, el Sucesor de Pedro recordó que “la reconciliación a la que somos urgidos no es simplemente una iniciativa nuestra, sino que es ante todo la reconciliación que Dios nos ofrece en Cristo”.

Palabras y obras

Así, expresó que “más que ser un esfuerzo humano de creyentes que buscan superar sus divisiones, es un don gratuito de Dios. Como resultado de este don, la persona perdonada y amada está llamada, a su vez, a anunciar el evangelio de la reconciliación con palabras y obras, a vivir y dar testimonio de una existencia reconciliada”.

Evangelio de la reconciliación

“¿Cómo anunciar el evangelio de la reconciliación después de siglos de divisiones? San Pablo «hace hincapié en que la reconciliación en Cristo no puede darse sin sacrificio”.

“Jesús dio su vida, muriendo por todos. Del mismo modo, los embajadores de la reconciliación están llamados a dar la vida en su nombre, a no vivir para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos (cf. 2 Co 5,14-15)”.

Perder la vida por amor para ganarla

Se trata de una revolución que vivió Pablo (cf. Lc 9,24). “La revolución cristiana de todos los tiempos: no vivir para nosotros mismos, para nuestros intereses y beneficios personales, sino a imagen de Cristo, por él y según él, con su amor y en su amor”.

“Para la Iglesia, para cada confesión cristiana, es una invitación a no apoyarse en programas, cálculos y ventajas, a no depender de las oportunidades y de las modas del momento, sino a buscar el camino con la mirada siempre puesta en la cruz del Señor”.

Dejar atrás el pasado

Por último añadió el Pontífice: “Dejemos que Aquel que hace nuevas todas las cosas (cf. Ap 21,5) nos conduzca a un futuro nuevo, abierto a la esperanza que no defrauda, a un porvenir en el que las divisiones puedan superarse y los creyentes, renovados en el amor, estén plena y visiblemente unidos”.

Sentido de la oración por la Unidad de los Cristianos

“Nuestra oración por la unidad de los cristianos participa en la oración que Jesús dirigió al Padre antes de la pasión, ‘para que todos sean uno’ (Jn 17,21). No nos cansemos nunca de pedir a Dios este don”, constató.

El Obispo de Roma aseguró que con la “esperanza paciente y confiada” en Dios, llegará bajo su concesión “el bien de la plena comunión visible”. De esta manera, invitó a seguir adelante en el camino de la reconciliación y del diálogo.

Iglesias y comunidades cristianas presentes

En este contexto, Francisco ha saludado a los representantes de las otras Iglesias y comunidades eclesiales presentes en Roma y que participaron en la celebración en la Iglesia en honor al apóstol Pablo.

Estuvieron presentes en la celebración: El Metropolita Gennadios, representante del Patriarcado Ecuménico, David Moxon, representante personal en Roma del Arzobispo de Canterbury, los miembros de la Comisión mixta para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas orientales.

Al final de las Vísperas, antes de la bendición apostólica, el cardenal Kurt Koch, Presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, dirigió al Papa algunas palabras.


También le puede interesar leer: El Papa ante la Reforma protestante: “Nosotros miramos más lo que nos une que lo que nos divide”

Materiales para la SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS y para el resto del año 2017. Reconciliación.
 El amor de Cristo nos apremia 
(cf. 2 Co 5, 14-20)

Tags:
cristianismopapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
5
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
6
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
7
CHRISTOPHER COLUMBUS
Jaime Septién
América parece estar furiosa con su descubridor
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.