Aleteia

¿Por qué se llaman “misterios” las estaciones del Rosario?

Pixabay
Comparte
Comenta

Conoce detalles de una poderosa oración

La respuesta a esta pregunta se pierde en la historia. Para ver qué quiero decir con esto, acudimos al diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, y consultamos el término “misterio”. Uno de los posibles significados que encontramos es el siguiente: Cada uno de los pasos de la vida, pasión y muerte de Jesucristo, cuando se consideran por separado.

En realidad, el misterio –misterio de fe- es Jesucristo mismo, pues la mente humana no puede comprender cómo es Dios y hombre a la vez.

Este término pasó a designar las imágenes de Jesucristo, y, cuando la imaginería mostraba una serie de imágenes con las diversas etapas de su vida, se designó “misterio” a cada una. De ahí pasó al rosario.

Los misterios del Rosario son 20 en estos momentos, después de que san Juan Pablo II, devotísimo del Rosario, añadiera los Misterios de la Luz.

Son los misterios de Gozo (narran desde la Anunciación del Arcángel Gabriel a la Virgen y recorren la infancia de Jesús), los misterios de Dolor (narran la Pasión y muerte de Jesús en la Cruz), los misterios de Gloria (narran desde la Resurrección y Ascensión de Jesús, la venida del Espíritu Santo y la Asunción de la Virgen y su Coronación en los cielos) y los misterios de la Luz, que completan el camino de la Redención (contemplan el bautismo de Jesús, las Bodas de Caná (la familia), la Transfiguración y finalmente el gran misterio de la Institución de la Eucaristía).

Guía para rezarlo

 

ROSARY-SPANISH-ROSARIO-Shutterstock_462710497-gst-AI

Tras una oración introductoria, se enuncia el “misterio” que toca, por ejemplo, en el primer misterio: “La Encarnación del Hijo de Dios”.

Después de una breve pausa de reflexión o de un ofrecimiento personal, se rezan: un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria.

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre. Venga a nosotros tu Reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor está contigo. Bendita tu eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Después del Gloria, se puede añadir una invocación, como esta: María, Madre de gracia, Madre de piedad y misericordia, defiéndenos del enemigo ahora y en la hora de nuestra muerte. Al final del Rosario se recita la Letanía Lauretana, sola o acompañada de otras oraciones marianas, como la Salve.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día