Aleteia

¿De verdad hay infierno?

Cuando los ingenieros soviéticos, en 1971, creyeron haber dado con un yacimiento petrolero en Turkmenistan, instalaron sus taladros con miras a identificar la calidad del petróleo que esperaban conseguir. Foto de AwfulTrue (Own work) CC BY-SA 4.0
Comparte
Comenta

¿Cómo puede ser compatible su existencia con la misericordia divina?

Habitualmente, cuando la respuesta a una consulta se puede encontrar en el Catecismo de la Iglesia Católica, suelo utilizarlo para contestar. En este caso, bastaría con decir que la doctrina católica sobre el infierno se encuentra en los números 1033-1037, y quedaría así zanjada la cuestión.

Pero cuando se pregunta algo tan elemental, la cosa es diferente. Lo que dice el Catecismo, al menos en lo fundamental, ya se sabe, y la verdadera cuestión es que no se entiende cómo puede ser compatible la existencia del infierno con la misericordia divina. Añadiendo, quizás, que ahora que tanto se habla de misericordia no se entiende cómo la Iglesia sigue sosteniendo que existe el infierno.

Podría intentar responder a este planteamiento, pero sería un error por mi parte, pues supondría aceptar implícitamente un desenfoque: el que la Iglesia es dueña y señora de la doctrina que predica.

La fe cristiana –pues de eso se trata, de una fe y no de una opinión- se basa en aceptar la Revelación divina, la Palabra divina que quiere transmitir algo. Y para verla hay que acudir a lo que predicó Jesucristo, a los Evangelios.

Hay alguna cosa de los Evangelios que puede suscitar dudas o discusiones sobre su significado. En este caso, no. Si uno los lee, podrá comprobar que son muchas las referencias a ese castigo eterno.

Aquí me limitaré a citar la que resulta más clara: la última parte del capítulo 25 del Evangelio de San Mateo (versículos 31 al 46). Trata del juicio final, que describe a grandes rasgos. El último versículo, el 46, indica la ejecución de la sentencia con estas palabras: E irán éstos (los condenados) al suplicio eterno; los justos, en cambio, a la vida eterna.

A la vista de lo cual no queda más remedio que decir que sí, que sí existe el infierno. Sólo a partir de aceptarlo se puede intentar comprender cómo son compatibles la infinita justicia con la infinita misericordia.

Para la teología, ésta es una de las numerosas paradojas a las que debe dar respuesta, o darla en la medida de lo que puede la razón humana, pues estamos ante misterios divinos que no podemos comprender del todo. En cualquier caso, ninguna de estas paradojas se soluciona suprimiendo uno de los términos.

En lo que aquí se plantea, la misericordia divina se manifiesta en que Dios envió a su Hijo a morir en la cruz para salvarnos, y en que hasta el último momento de esta vida la está dispuesto a perdonar a quien acude a su misericordia. Pero quien se empeña en no querer acudir…

Newsletter
Recibe Aleteia cada día