Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEspiritualidad
line break icon

La fuerza de un cordero

© Waiting For The Word

Carlos Padilla Esteban - publicado el 15/01/17

Había que eliminar todo pecado, limpiarse, lavarse,... pero ahora llega Jesús y es Él quien quita el pecado

Hoy me conmueven las palabras de Juan Bautista: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre Él, ese es el que ha de bautizar con Espíritu Santo. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios”.

Se lo cuenta a todos. Lo ha encontrado. Lo señala para que otros lo sigan. Para que se vayan detrás de Él. Señala a Jesús para apartarse él. Pone a Jesús en primer lugar para desaparecer él. Juan lo ha visto y ha creído.

Me impresionan mucho sus palabras: “Yo lo he visto”. ¡Cuánta fe y cuánto amor! ¡Qué hombre más fiel! Su última misión es hablar a los suyos de Jesús. Jesús es el único que tiene palabras de vida eterna. Por eso ya no puede dejar de anunciar a Jesús vivo entre los hombres.

Juan había recibido en su corazón la voz de Dios que le había dicho que el Mesías sería señalado por el Espíritu Santo. Es un anuncio misterioso. ¿Cómo lo vería? ¿Cómo sabría que era Él? Juan creyó, lo vio y luego anunció toda su vida ese momento.

Fue tal como le habían dicho. Su fe de niño se hizo realidad. Pero Jesús supera el anuncio. Siempre es más de lo que espero. Siempre me desborda. A Juan también le pasó. Juan lo llama el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

El cordero de Dios. Jesús es manso. Es el cordero inocente que carga con mis pecados. El cordero que morirá indefenso. Es el cordero de Dios que ama, que no expulsa a los pecadores sino que convive con ellos, que los ama, los acoge.

No se va del mundo, para vivir en soledad o con algunos hombres más puros. Él camina y vive como un más, sanando corazones y cuerpos heridos. Ese cordero puro y fiel que se entregará por mí.

Me impresiona mucho su promesa. Es el cordero que quitará del mundo mi propio pecado que me escandaliza. Lo hará todo de nuevo. Viene a amar y a quitar el pecado con su vida.

Juan hasta ahora hablaba de conversión. Como el paso necesario para que llegase el Señor. Había que eliminar todo pecado, limpiarse, lavarse. Ahora llega Jesús y es Él quien quita el pecado del mundo, de todos, de cualquiera. Lo hace amando, lo hará muriendo en la cruz.

No pide condiciones. No pide conversión previa, ni habla de un bautismo para seguirlo. Sólo me pide tomar mi vida y mi cruz e ir detrás de Él. Es la gratuidad de Dios. No hace falta ser perfecto, sólo abrir el corazón y creer que es posible.

En cada misa repito en alto estas mismas palabras de Juan: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Lo hago mostrando a Jesús roto entre mis manos. Se acaba de partir Jesús por mí, por todos. Así es como quita el pecado del mundo, rompiéndose, entregándose del todo. Es un momento de adoración, de reconocimiento.

Me gusta repetir esas palabras en cada misa. Y mirarlo a Él roto entre mis manos. Y adorarlo. Manso, callado, partido. Por ese cordero de Dios merece la pena dejarlo todo atrás y seguir sus pasos.

Yo me fío porque lo he visto y he creído. Me he fiado. Los discípulos de Juan también se fiaron de Juan y se fueron con Jesús. Sólo por su palabra. Merecía la pena hacerlo. Lo sigo.

Pero luego lo pienso y me queda grande la misión de ese cordero. Es un hombre que no grita, que ama, que vive como uno más, entre todos. Que sana, que camina y sueña. Es un hombre que habla de un amor desconocido. Es Dios que me ama sin castigar. Que me perdona sin medida. Ese Dios se ha hecho hombre y está conmigo.

Pero yo veo que el pecado sigue existiendo a mi alrededor, en mí. Sé que Jesús es el cordero de la paz, pero sigue habiendo guerras. Y yo no logro sembrar la paz. Sé que es el cordero fiel y fuerte. Pero sigue habiendo debilidad e infidelidad a mi alrededor, en mi vida.

Y yo me siento incapaz de cambiar tantas cosas. Es el cordero inocente que no grita, que calla. Y me conmueve esa inocencia y esa indefensión como camino para mí.

Dice Mahatma Gandhi: “La no-violencia no es para los débiles, sino para los fuertes. Hay que tener mucha fe y mucha fuerza para dejarse matar”.

Me atrae más la fuerza. No tanto la debilidad. Me siento débil. Me siento pecador. Me siento incapaz de esa no-violencia ante la injusticia. Dejarme matar es un acto heroico. Es todo demasiado grande para un corazón tan débil.

Juan es un hombre fuerte que anuncia al hombre inocente. Juan tampoco se defiende. Como el Cordero de Dios. Él tampoco huye de la cárcel que le acaba quitando la vida. Él anuncia la verdad de forma tan libre. Y luego sigue anunciando la vida desde la cárcel. Sigue siendo fiel. Sigue siendo testigo.

Es verdad que la fidelidad brilla más que la caída. Es verdad que el fuego del martirio me anima a mí a ser fiel en medio de mis propias pruebas. Eso no lo dudo.

Pero creo que soy incapaz de juzgar el corazón de los hombres. Me toca arrodillarme cada día ante el misterio del que viene buscando el perdón. A veces en mi vanidad juzgo y me siento algo. Pero hoy quiero aprender de Juan. De su humildad. De su vocación de camino.

Quiero mirar con respeto ese marco sagrado de la conciencia en el que se debate la lucha por hacer carne el más leve deseo de Dios en cada hombre. ¡Quién soy yo para juzgar a nadie!

No quiero saberlo todo ni creerme en posesión de la verdad más absoluta. Dando juicios que nadie pueda rebatir. Erigiéndome en el paradigma ante el que cualquier opinión contraria claudica. No lo pretendo. Pero a veces mis afirmaciones pueden ser demasiado duras y categóricas.

Miro a Juan en el río Jordán. Miro su fe señalando a un hombre entre los hombres. Dios oculto en la apariencia de hombre. Dios impotente en medio de una fila de hombres pecadores. Y Juan siendo testigo.

¿Soy yo testigo de un amor más grande? Me gustaría siempre vivir en referencia a Jesús. Me gustaría señalar a Jesús y ponerlo en el centro de mi vida. Pero tantas veces me predico a mí, me pongo delante, no desaparezco. Me coloco yo en el centro. Me agarro a ese orgullo de querer ser otro Cristo.

Le pido a Dios ese don de Juan de señalar a las personas hacia Él, no hacia mí. Ser puente y camino, nada más. Quiero despojarme de mis deseos, de mis orgullos. Y simplemente estar con Jesús. Y tratar de descubrir su voluntad. Aunque me caiga.

Tags:
jesucristosalvacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
4
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.