Aleteia

Llar Natalis, una oportunidad a la vida

Rick-CC
Comparte
Comenta

El Arzobispado de Tarragona da oportunidades a muchas mujeres para seguir adelante con su embarazo

A menudo las situaciones sociales o familiares en determinados sectores vulnerables de la sociedad hacen que para algunas mujeres, traer un hijo al mundo se convierta en una experiencia traumática, más que en una alegría inmensa por la nueva vida.

La falta de protección, de ayuda o de recursos pueden dificultar la vida de las madres en riesgo de exclusión social y también la vida de sus bebés.

Con el objetivo de acoger a madres gestantes que viven en esta situación difícil y complicada nació Llar Natalis, un proyecto impulsado por la Delegación Diocesana de Pastoral Familiar del Arzobispado de Tarragona que cuenta con la colaboración y apoyo de la Fundación Obra Pía Montserrat (OPM) que, desde hace unos meses, se ha hecho cargo de la adquisición y mantenimiento del edificio Casa de las Oblatas, en Tarragona. Este edificio será un “espacio-servicio” para la familia, ya que en él se llevarán a cabo una serie de proyectos diocesanos como acompañar y formar a parejas de novios en su preparación al matrimonio, un centro de orientación familiar (COF) de acogida y ayuda a matrimonios que atraviesen dificultades de todo tipo, promover actividades para la familia y también promocionar la vida y velar por ella.

El proyecto para acoger a madres gestantes en la Casa de las Oblatas nació como tal en 2008, pero después de superar todos los trámites y permisos requeridos, en enero de 2016 se obtuvo el permiso definitivo para poder acoger este tipo de servicio, según la normativa oficial de la Generalitat de Catalunya. La Llar Natalis es prácticamente, el único proyecto diocesano dedicado a un hogar de infancia en todos los Obispados de Catalunya y España.

Donnie Ray Jones-cc

Los servicios de la casa están asegurados gracias a la presencia de una trabajadora social y la labor de las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, orden extendida por todo el mundo donde tienen encomendadas labores de este tipo. Inicialmente esa casa era de las Religiosas Oblatas del Santísimo Redentor, quienes durante 120 años dieron servicio a mujeres y niños pero, a principios de 2016, esta orden religiosa marchó de la ciudad, por falta de vocaciones. Así la Casa de las Oblatas continuará siento un lugar de servicio para mujeres y niños y para el resto de la familia.

Los objetivos de Llar Natalis son favorecer en las mujeres acogidas la vivencia de la gestación en un clima acogedor y respetuoso; proporcionarles una atención integral, además de ayudarlas a superar la situación de exclusión social en la que viven algunas de ellas; participar, colaborar y coordinar talleres y servicios que faciliten la formación de estas mujeres en aspectos básicos de cuidado de sí mismas y de su bebé; promover su autonomía en beneficio de su autoestima, su integración social y laboral.

En Llar Natalis se ofrece alojamiento y manutención en un entorno agradable, neutro y discreto, para todas aquellas mujeres que en otra situación se verían abocadas a interrumpir su embarazo; tanto las religiosas como los profesionales que trabajan en la casa les ofrecen una atención maternal integral y ayuda psicológica y social; les transmiten conocimientos y hábitos saludables, además de información y asesoramiento profesional y laboral. Pero lo más importante es la convivencia con otras personas que viven en situaciones similares, de tal manera que se fomenta el respeto, la cooperación y la ayuda mutua. 

La Fundación Obra Pía Montserrat ha facilitado los recursos económicos necesarios para la adquisición del edificio, antiguo convento de las religiosas Oblatas, ya que se trata de un local emblemático, propiedad de la Iglesia, cercano a un lugar tan significativo en la ciudad de Tarragona como es la ermita de San Magín, patrón de la ciudad.

Pero estos recursos económicos son insuficientes, así que se ha iniciado una campaña para captar colaboradores que puedan asegurar los servicios del proyecto, tanto de voluntarios como de benefactores económicos– empresas, instituciones o personas-, para garantizar los servicios que acoge la Casa de las Oblatas y para cubrir los gastos de mantenimiento.

Se puede ayudar desde la misma Fundación Obra Pía Montserrat, desde Cáritas Diocesana de Tarragona, como voluntarios en diferentes proyectos y servicios que ofrece la Casa de las Oblatas, como profesionales dedicados a la formación y tutela de las personas allí acogidas (psicólogos, pedagogos, abogados, trabajadores sociales, médicos, monitores de tiempo libre, comadronas,…) o profesionales dedicados al mantenimiento del edificio (electricistas, carpinteros, paletas, pintores,…). Las empresas o instituciones también pueden aportar materiales o servicios que mejoren el equipamiento de la casa y cualquier persona a título individual puede también colaborar mediante aportaciones económicas.

Además de la Llar Natalis, la Casa de las Oblatas acogerá a partir de ahora otros servicios de la Pastoral Familiar del Arzobispado tarraconense, como el Centro de Orientación Familiar (COF), donde se acompañará a aquellas familias o parejas que puedan estar pasando por situaciones difíciles; el Centro diocesano de preparación al matrimonio (CPM) para formar a las parejas que decidan casarse y formar una nueva familia; el proyecto Maternity, un servicio de día para madres gestantes que también se encuentren en dificultades, donde encuentran acompañamiento, amistad, afecto y plegaria; o el proyecto Raquel, que acoge y acompaña a mujeres y familiares que han participado o provocado un aborto, de manera que puedan iniciar un proceso de sanación que les permita afrontar el futuro con esperanza y paz.

La Casa cuenta también con otros espacios y servicios a la comunidad y a las familias como un espacio de espiritualidad, un espacio de celebración, con el Claustro, el Refectorio o la Capilla, obra del arquitecto Jujol, discípulo de Gaudí.

Es importante dar a conocer estos servicios y divulgarlos. Se trata de dar una oportunidad a la vida, de tirar adelante un embarazo y que madre e hijo tengan un futuro en común. 

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
ayudaembarazoestilo de vidaiglesia
Newsletter
Recibe Aleteia cada día